Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos de los condenados por el asalto al bar San Bao se presentaron ante el tribunal

Jesús Alfredo Fernández de Landa Roca y Miguel Angel Hurtado López, contra los que pesaba orden de busca y captura, al haber sido condenados a cuatro años cada uno por su participación en el asalto al bar San Bao de Madrid, en el que resultó muerto Juan Carlos García, se presentaron voluntariamente a las diez y media de la mañana de ayer, ante la Audiencia Nacional. La sección tercera de la audiencia, que había dictado la orden de prisión contra ellos, decretó su ingreso en la prisión de Alcalá.

Policías del grupo de investigación de la Audiencia Nacional seguían desde hace días los pasos de uno de los dos miembros de Falange Española que hoy se han entregado. Se había detectado uno de los domicilios en la zona de Colmenar Viejo.Juan Domingo Martínez Lorenzo, alias Perón, otro de los condenados sobre el que también había orden de prisión, y que había sido condenado a 10 años y un día de prisión por homicidio, fue detenido en París durante la madrugada del sábado pasado (ver EL PAIS del 20 de julio). La Audiencia Nacional está realizando los trámites para solicitar su extradición.

Jesús Minteguiaga Ambrona, el cuarto de los procesados para los que se modificó su situación, y que fue condenado a cuatro años por desórdenes públicos, fue detenido en su domicilio en la madrugada del día 1 de julio.

En la puerta de la Audiencia Nacional, momentos antes de entregarse, Miguel Ángel Hurtado manifestó a los periodistas que: "salimos del juicio muy nerviosos, dormimos en casa, y Jesús y yo decidimos irnos a la sierra unos días. Llamamos a casa el martes para decir que estábamos bien, porque Jesús había estado un tiempo malo, y nos dijeron que había problemas, y decidimos presentarnos".

Manuel Tuero, uno de los defensores, afirmó: "se ha hecho una comparecencia en la que ha quedado constancia de su personación acompañados de sus abogados. Se ha hecho constar que no intentaban eludir la acción de la justicia y que se han presentado cuando se han enterado de la modificación de su situación. Han quedado detenidos en razón del auto de modificación de su situación. Eso de que se habían escapado son cuentos".

Este letrado añadió que los dos procesados "estaban en una zona de acampada a menos de 40 kilómetros de Madrid, en la zona de La Pedriza.

Gerardo Quintana, defensor del otro procesado y del detenido en París, precisó: "A Martínez Lorenzo, antes de que le diera tiempo a venir, con una precipitación que no se suele emplear normalmente con los etarras, se le detuvo en París, y el Gobierno español ha solicitado la extradición. Pero hubiera venido igual que los demás".

Los dos abogados informaron que habían recurrido el auto de modificación de la situación, porque es "arbitrario y anticonstitucional".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de julio de 1983