Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Conservación y cambio en la España de hoy

A más de uno le ha divertido poco el enfrentarse con la realidad de que un número creciente de países, estimulados por la crisis, hayan sido llevados por el sentido común a fórmulas políticas liberal-conservadoras, por supuesto tan variadas como son las de la señora Thatcher y el Partido Conservador en el Reino Unido y el partido liberal-demócrata del señor Nakasone en el Japón; el señor Reagan y el Partido Republicano en los Estados Unidos, y la CDU/CSU en Alemania; y así sucesivamente. Y, al parecer, les ha divertido todavía menos el observar que representantes de fuerzas políticas conservadoras, cristiano-demócratas y liberales, de 18 países (de momento) se hayan reunido en Londres, para sentar las bases de una mayor cooperación entre las fuerzas no socialistas del mundo actual.Y como tal situación no estaba prevista por los progresismos de algunos, que habían apostado por una dirección unidimensional de la historia contemporánea, y ven que ello puede también comprometer su progreso personal, se han alzado voces, e incluso gritos, de extrañeza y de protesta. Ha sido sacado de su tumba hasta el venerable conde de Maistre, que escribía contra la Revolución Francesa desde San Petersburgo; no por supuesto Burke, que lo hizo desde el mismo Londres, en el cual se atrevió a defender la causa de Estados Unidos, que buscaban la independencia. Y hasta se ha llegado a decir que los conservadores lo que quieren es mantener el orden a palos, cosa que, por cierto, es hoy lo que se hace más bien en Varsovia o en Kabul.

Un poco de seriedad. La actitud conservadora es perfectamente legítima y natural. Defiende la continuidad de las sociedades; no se opone a los cambios, sino que pide se hagan con prudencia, por reformas bien estudiadas, y no por vía revolucionaria, rupturista o improvisadora. No comparte el pesimismo sobre: el legado de una historia que nos ha dejado Santillana del Mar., Ripoll y El Escorial; Cervantes y, Quevedo; Jovellanos y Balmes., amén de más de 20 naciones que: hablan nuestra lengua. No acepta tampoco el fácil optimismo de que cualquier cambio sea para mejorar, cosa que de momento parece obvia en Sagunto y en no pocos lugares y asuntos más.

Conservador no quiere decir lo mismo que conservaduros. Por supuesto, sostiene que el ahorro es mejor que el despilfarro consumista; y que la fábula de la cigarra y la hormiga es profundamente ejemplar. La creación de capital es la principal distinción de las sociedades humanas y las animales; es la que permite que tengamos escuelas, bibliotecas, hospitales y fábricas.

Al entenderlo así, no se defienden privilegios, ni discriminaciones; se estimula el trabajo, el esfuerzo, el sacrificio, la obra bien hecha, la previsión, la excelencia. Una sociedad progresa y asciende por sus santos, sus héroes, sus grandes hombres; no por sus mediocres, sus resentidos, sus envidiosos, sus oportunistas.

Pero una sociedad no es sólo una suma de individuos en competencia; es un conjunto ordenado de vínculos, de derechos, de obligaciones, de instituciones, de normas. El hombre solo, tiene miedo e inseguridad; al principio, le libra de él la familia; después, le van amparando otras instituciones religiosas, culturales, jurídicas. Cuando se ataca a la familia; cuando se debilitan las autoridades intermedias; cuando se queda solo el individuo frente a un Estado omnipresente y una burocracia omnipotente, la sociedad se vuelve otra vez hostil e insegura.

Por eso vivimos tiempos de ansiedad, de enfermedades mentales, de soledades inhóspitas, e imposibles de aceptar. El hombre está perdido en medio de la multitud; está perdido en el suburbio.

Piensan torpemente los que creen que los conservadores no nos preocupamos del trabajador, sino sólo del empresario; del gran profesional, y no del obrero que toma el metro a las seis de la

Pasa a la página 10

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción