Los aviones británicos que van a las Malvinas usan una base brasileña

Los militares brasileños tienen dificultades para entender algunas reglas e intereses diplomáticos. Cuando finalizó la guerra de las Malvinas, los ingleses comenzaron a pedir autorizaciones de sobrevuelo y aterrizaje en Brasil. Como la posición brasileña durante todo el conflicto había sido profundamente pro-argentina, el Gobierno se resistió, explicando al Reino Unido que no permitiría que Brasil le sirviera como base regular para el abastecimiento militar del archipiélago.Ocurre, sin embargo, que hay sectores de las Fuerzas Armadas que sienten profunda simpatía por el Reino Unido y la OTAN. En el Ejército del Aire esas simpatías son públicas. En una clara maniobra de boicoteo a las directrices diplomáticas contrarias al aterrizaje de aviones británicos en bases, militares brasileñas, el Ejército del Aire aceptó varias veces la estancia de los aviones ingleses en le base aérea de Canoas, en el Estado de Río Grande do Sul.

En los últimos meses, periódicamente, una o dos aeronaves británicas aterrizan allí, recibiendo la mejor asistencia profesional y militar. Una alta fuente militar, vinculada directamente al brigadier Delio Jardim de Matos, comentó que ya pasaron por Canoas cerca de , 30 o 40 aviones ingleses en los últimos meses, todos cargados de productos sin fines militares.

Los argentinos están profundamente irritados con esta gentileza brasileña a los militares ingleses. El responsable del V comando aéreo regional, el brigader Thales de Almeida Cruz, confirmó que los aviones ingleses que hacen la ruta Reino Unido-Isla de Ascensión-Malvinas utilizan, sin problemas, para escalas técnicas, la base militar de Canoas. Según él, los aparatos Hércules C-30 salen de la isla de Ascensión para Puerto Stanley, lacapital de las Malvinas directamente, pero si se enfrentan con condiciones adversas de vuelo o necesitan combustible hacen una parada para abastecerse en esta instalación militar brasileña.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS