Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

La decisión socialista

París,

(...) El Gobierno debía escoger entre el avión F-18 y el aparato Tornado, construido por el Reino Unido, Alemania Occidental e Italia. Los socialistas han confirmado finalmente la decisión de sus predecesores centristas, que habían firmado en julio de 1982 un protocolo para la compra del avión americano. Por el contrario, han reducido el número de aparatos a comprar, inicialmente fijado en 84, porque la crisis económica obliga a serias economías.Cuando el PSOE estaba en la oposición, algunos de sus dirigentes habían afirmado su preferencia por el Tomado, subrayando el carácter político de esa elección e invocando la necesidad de integrar a su país en los circuitos europeos de fabricación de armamentos. Pero los argumentos técnicos han pesado en la decisión final. El Ejército del Aire español había expresado su preferencia por el aparato americano, que juzga más polivalente, adaptado a la vez a las misiones aire-suelo y aire-aire, contrariamente al Tornado, que daría menos satisfacción para las operaciones del mismo tipo. Por otra parte, González no podía ignorar los aspectos políticos de una decisión, pero no como la entendían sus compañeros de partido en la oposición. Un mes después de haber afirmado su apoyo a la doble decisión de la OTAN sobre los euromisiles, pese al descontento que provocó en ciertos sectores socialistas, ha mostrado de nuevo la importancia que atribuía a las buenas relaciones con Washington.

1 de junio

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de junio de 1983