Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Poética y rebeldía en el teatro musical de Carles Santos

Durante tres días, y a la sombra de la exposición Cataluña en la España moderna, el pianista y creador Carles Santos (Vinaroz, 1940) ha presentado en el Centro Cultural de la Villa de Madrid su espectáculo musical, Beethoven, si tanco, la tapa qué passa? (Beethoven, si cierro la tapa, ¿qué pasa?). Este diario dedicó atención a esta nueva manifestación de la singular personalidad de Santos (véase EL PAIS de los días 23 de febrero y 30 de abril pasados), cuando la presentó en Barcelona.Nada nuevo hay que añadir a la excelente labor profesional de Santos, la estupenda actriz Serena Vergano y el grupo formado por Carme Bassas, Montse Colomer, Bettina Erenhaus, Augusto Fernández y Lourdes Martorell.

Beethoven, si tanco la tapa qué passa?

Concierto-espectáculo de Carles Santos. Con la colaboración especial de Srena Vergano. Centro Cultural de la Villa de Madrid. 27, 28 y 29 de mayo.

En las invenciones de Carlos Santos juegan una serie de factores ligados a diversas corrientes contemporáneas y a las características de su propia personalidad (el pianista está siempre presente, por ejemplo). Hace música de acción, practica lo repetitivo, roza el happening, explota la voz en diversas formas (gritos, fórmulas rímicas, susurros, fonemas, etcétera). Y, por fin, se ayuda del cine.

Todo ello puesto al servicio de ideas que alternan una cierta poética y una igualmente cierta postura de rebeldía. Sucede, sin embargo, que al repetirse este tipo de ficciones acaba obteniendo la conformidad y hasta el aplauso de públicos, como el de ahora, perfectamente insertables en la tónica del espectáculo burgués.

Las varias docenas de asistentes ovacionaron a. Santos y sus colaboradores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de mayo de 1983