Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Washington expone hoy en Ginebra una nueva propuesta sobre desarme en Europa

Estados Unidos presentará hoy en Ginebra a la Unión Soviética una oferta de acuerdo sobre los euromisiles que modifica la propuesta intermedia presentada en marzo, cuando terminaba la penúltima ronda de las negociaciones que se reanudaron el pasado martes. La nueva propuesta, mantenida en secreto por razones tácticas -indicaron fuentes diplomáticas occidentales- no cita cifras pero introduce en el texto la cabeza nuclear como unidad de cuenta y, la división, de cara a la negociación, entre las INF (fuerzas nucleares de alcance intermedio lanzadas desde tierra) desplegadas y las que están en tránsito.El texto de esta nueva propuesta ha circulado en las capitales de los países miembros de la OTAN, incluida Madrid. El jefe de la delegación norteamericana en las negociaciones de Ginebra, Paul Nitze, lo presentará hoy formalmente a los soviéticos y mañana acudirá a la sede de la OTAN en Bruselas para explicarlo con más detalle a los aliados.

Entre los medios diplomáticos próximos a la OTAN consultados por Andrés Ortega en Bruselas, se estima que, una vez más, esta propuesta resultará inaceptable para la URSS.

La propuesta intermedia planteada por EE UU al término de la última ronda de negociaciones consistía en un despliegue, por parte atlántica, de misiles de crucero y Pershing 2, simultáneo a un desmantelamiento de los SS-20, SS-5 y SS-6 soviéticos, hasta alcanzar en un primer momento un nivel similar por ambas partes de INF.

EE UU planteará ahora, cara a complejos cálculos, introducir una diferencia entre los lanzadores o misiles ya desplegados en bases (ahora o en el futuro) y los que no están desplegados, es decir, que se encuentran en tránsito.

Esto permitiría avanzar en el terreno de los SS-20 que no se encuentran en la zona europea de la URS S. Es decir, se trata de tomar en cuenta el tiempo necesario para que un misil entre, en juego. La propuesta norteamericana es técnicamente compleja pero se dirige fundamentalmente a un objetivo: un acuerdo sobre las definiciones que aún, tras 18 meses de negociaciones, no se ha logrado. Al parecer, la propuesta entra en detalles tan complejos como las piezas de recambio para los misiles.

EE UU no quiere aun adelantar cifras en sus propuestas, sin duda para tener una postura de negociación más flexible. El que esta propuesta, que no hace sino adaptar el texto inicial de la opción cero a la opción intermedia, cambiando expresiones como "prohibir" por "limitar", llegue ahora y no en marzo, se debe a razones tácticas en una negociación que se lleva tanto en secreto como de cara a la opinión pública. Dada su complejidad técnica, los soviéticos tardarán en estudiarla con detalle, pero cabe esperar que la rechacen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 1983