Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Indignación turca por la resolucion de la ONU sobre retirada de las fuerzas que ocupan Chipre

El éxito alcanzado por Nicosla y Atenas en la Asamblea General de las Naciones Unidas, al exigir en la madrugada de ayer la retirada inmediata de todas las fuerzas de ocupación de Chipre, ha provocado indignación en Ankara, donde no se ocultaba ayer que el futuro de las entrevistas intercomunitarias podría quedar seriamente afectado por la resolución de la ONU.

Votada por una mayoría sin precedentes, 103 votos contra cinco y 20 abstenciones -en 1979, otra resolución similar no había recogido más que 99 sufragios favorables contra cinco y 35 abstenciones-, la resolución de la ONU muestra que la mayor parte de los países se ha puesto "del lado del pueblo chipriota combatiente", según señaló ayer el primer ministro griego, Andreas Papandreu.Este voto ".justifica totalmente las posiciones del Gobierno chipriota y del pueblo combatiente", agregó Spyros Kyprianu, presidente de la República de Chipre, que se encuentra de visita privada en Atenas. El presidente chipriota señaló asimismo: "En su conjunto, la resolución constituye un acertado punto de referencia y una base para aumentar los esfuerzos tendentes a resolver el problema".

La posición intransigente

El interés de Kyprianu por reafirmar su voluntad de llegar a un acuerdo con Turquía parece ser compartido por Papandreu, que ha expresado su deseo de que Ankara "abandone la posición intransigente que ha mantenido hasta el presente, con el fin de crear esperanzas fundadas de que se llegue a una solución justa y pacífica del problema de Chípre".Este interés resulta aún más comprensible si se tiene en cuenta que Ankara, rechazando la validez de la resolución de la ONU, no ha reparado en evocar ayer la posibilidad de que las conversaciones intercomunitarías sean puestas en tela de juicio y que vuelvan a surgir los conflictos pasados.

"La resolución que los griegos han conseguido arrancar en la Asamblea General de la ONU no es válida tanto desde el punto .de vista político como jurídico", y sólo tendrá por resultado "degradar gravemente la atmósfera existente entre las dos comurádades de Chipre, poniendo en peligro el porvenir de las entrevistas intercomunitarias", señaló el ministro turco de Asuntos Exteriores, Nazmi Akiman.

El secretario general de la ONU, Javier Pérez de Cuéllar, se encuentra en una situación difícil ante la reapertura de la Asamblea General, prevista para esta semana, que había iniciado un nuevo proceso diplomático.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de mayo de 1983

Más información

  • Ankara evoca la posibilidad de que resurjan los choques entre ambas comunidades