Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno español se compromete a impulsar la creación de una comunidad iberoamericana de naciones democráticas

España se ha comprometido a estimular la creación de una comunidad hispana de naciones que amplíe y fortalezca la democracia. Alfonso Guerra, vicepresidente del Gobierno español, inauguró ayer en Madrid con este objetivo el certamen internacional Iberoamérica, encuentro en la Democracia, que ha reunido decenas de intelectuales, escritores, políticos y científicos sociales latinoamericanos y españoles bajo los auspicios del Instituto Iberoamericano de Cooperación (ICI).

En el acto inaugural, abierto por Luis Yáñez, presidente del ICI, intervinieron asimismo Fernando Morán, ministro español de Asuntos Exteriores, y el mexicano Guillermo Soberón. En la mesa presidencial se sentaban igualmente Javier Solana, ministro de Cultura, Enrique Tierno, alcalde de Madrid e Inocencio Arias, vicepresidente del instituto anfitrión.El vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, que amplió las afinidades entre España e Iberoamérica al "ámbito de los sentimientos", criticó la retórica que ha presidido hasta ahora estas relaciones, alertó contra la colonización tecnológica y destacó el propósito de su Gobierno de materializar una política de "hechos e imaginación". En este sentido aseguró que España otorgará el mayor número de facilidades y el trato "más igualitario" a los ciudadanos latinoamericanos que por múltiples razones se hallan en España.

Alfonso Guerra indicó también el propósito español de reforzar la cooperación entre España e Iberoamérica, "sobre la base de una idea más estructurada de mercado global" de la que hasta ahora se ha venido utilizando. Guerra destacó como objetivo a lograr la "creación de una comunidad de naciones democráticas que combata las arcaicas estructuras económicas vigentes en muchos países americanos".

Más adelante, Alfonso Guerra señaló que los objetivos que persigue la España democrática -que definió como "esta España remozada"-, no se cumplirán mientras el respeto a los derechos universales del hombre no sea un hecho y en tanto hasta en el último rincón de Iberoamérica no resuenen los ecos de la libertad". Con firmeza, Alfonso Guerra añadió: "Nunca transigiremos en el tema de la tortura o en la incalificable desaparición de personas que por un acendrado amor a la libertad y a la vida perdieron ambas".

Previamente a la intervención del vicepresidente Alfonso Guerra, Luis Yáñez, presidente del ICI subrayó que la iniciativa de reunir en Madrid a los integrantes de los Encuentro en la democracia sobreviene "tras muchos esfuerzos realizados por nuestros predecesores", ahora ya en el marco de "una España libre, democrática y progresista", y en el horizonte del V Centenario del encuentro entre España y América. Resaltó que el ICI aspira a ser "no solo el brazo ejecutor de la política convencional del Gobierno español en Iberoamérica, sino también el instrumento idóneo que España ofrece para la cooperación y la integración de la comunidad hispánica".

El dirigente socialista subrayó que los principales enemigos del acercamiento entre España e Iberoamérica son el "neocolonialismo, el hegemonismo y el imperialismo". Lamentó luego la ausencia de algunos de los invitados que por diferentes razones no han acudido a la reunión de Madrid, como Hernán Siles Zuazo y Jaime Paz Zamora, presidente y vicepresidente de Bolivia, respectivamente, y el líder laborista brasileño Leonel Brizzola, entre otros.

Fernando Morán, ministro español de Asuntos Exteriores, definió el encuentro con la comunidad hispánica como un "elemento central de la política exterior española".

El ministro Morán, en un discurso prolijo en citas y referencias históricas, descartó la exportación de modelos políticos como una nueva forma de colonialismo, y criticó el eurocentrismo y la venta de iniciativas políticas nacionales, -"cada nación tiene sus propios proyectos", aseguró- Empero, recordó que la experiencia política española durante la transición a la democracia "ha puesto de relieve que se puede superar la historia inmediata sin que los fantasmas del pasado impidan el logro de la democracia".

Guillermo Soberón, secretario de Salubridad y Asistencia Social de México, definió la colonización como "un abrazo doloroso entre lo español y lo indígena", dibujó la historia de su país como una conjunción fructífera de ambos componentes y se refirió a la necesidad de complementar ambas economías. Además de subrayar la atención prestada por el presidente mexicano Miguel de la Madrid hacia todo lo español, Guillermo Soberón definió a los exiliados españoles que tras la guerra civil emigraron a México como "nuevos mexicanos" porque enraizaron profundamente en su país, y "con su savia hicieron fecundar la cultura, el pensamiento y el arte".

Los asistentes fueron recibidos por el Rey a la una del mediodía en el palacio de La Zarzuela en una audiencia que se prolongó durante veinte minutos. El Rey de España se interesó por los objetivos del certamen internacional, cuyos Participantes asistieron después a un almuerzo en la sede madrileña de EL PAIS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de abril de 1983

Más información

  • El vicepresidente Alfonso Guerra inauguró ayer en Madrid el 'Encuentro en la democracia'