Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apoyo a los esfuerzos de paz del 'grupo de Contadora'

Han bastado unas pocas horas para que el Encuentro en la Democracia, cuyas sesiones de trabajo formales comenzaron ayer por la tarde, haya dado una muestra evidente de que los planteamientos retóricos y declarativos quedan al margen del objetivo de la reunión. Los integrantes del encuentro han apoyado explícitamente los esfuerzos pacificadores del grupo de Contadora, y han defendido, la formulación de una Comunidad Económica Iberoamericana.Gabriel Valdés, ex ministro de Asuntos Exteriores de Chile y ex secretrario general adjunto de las Naciones Unidas, que actuó de portavoz de la mesa sociopolítica, informó a los periodistas que Carlos Lleras Restrepo, ex presidente de Colombia, había planteado formalmente en la reunión el análisis de la situación centroamericana. De forma unánime, las personalidades latinoamericanas y españolas integrantes de dicha mesa de trabajo, consideraron un deber prioritario expresar su decidido apoyo a las acciones que los países componentes del llamado grupo de Contadora (México, Colombia, Venezuela y Panamá) realizan para conseguir la solución pacífica de los conflictos centro americanos, fundamentalmente los que tienen por protagonistas a El Salvador, Nicaragua, Honduras y Guatemala.

Es también opinión unánime que ninguna solución será posible fuera del área geográfica don de se producen los conflictos por lo que las injerencias extrañas, sobre todo la norteamericana, lejos de suponer un factor de estabilidad, constituyen un grave riesgo de encono de las diferencias.

La mesa socio-política y la e conómico-científico-tecnológica, que desarrollan sus trabajos de manera interdependiente, coincidieron en el planteamiento del futuro económico de América Latina. Tanto el expresidente de Costa Rica, Daniel Oduber, como el chileno Felipe Herrera, presidente de la Sociedad Internacional para el Desarrollo, coincidieron en la necesidad de formar, en el plazo de tiempo más breve posible, una Comunidad Económica Iberoamericana, capaz de encarar con decisión los problemas monetarios y financieros que padece América Latina.

Se parte de la base de que la actual situación económica de dichos países, calificada generalmente de insostenible, es fruto de una serie de factores externos comunes y, muchas veces, ajenos a las propias naciones. Estos problemas habrían tenido alguna posibilidad de solución si existiera en estos momentos un organismo de integración capaz de defender unitariamente los intereses afectados. En opinión de Daniel Oduber, dicho organismo no existe porque no ha habido un centro aglutinante, un punto de referencia integrador. Sobre tales bases el ex presidente de Costa Rica ha pedido que se ponga punto final a los planteamientos meramente retóricos y que España asuma el papel de conductor de la integración que le corresponde para dar forma a una futura Comunidad Económica Iberoamericana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de abril de 1983