Crítica:'POP'Crítica
i

El grupo Objetivo Birmania, 'funky' en la meseta

Había mucho liberal en el Rock-Ola. Por allí zascandileaban estas gentes de aspecto moderno y moral a toda prueba que, a la que te despistabas, trataban de incorporarte una pegatina con sus lemas mientras soltaban exclamaciones sobre la bondad del grupo actuante, nada menos que Objetivo Birmania.Ellos, los liberales, resultaban lo más exótico de un ambiente poco acostumbrado a campañas electorales a la caza y captura de ese algo tan genérico como es la juventud. Pero, al menos, han sido los primeros. Algo es algo.

Objetivo Birmania es un grupo que practica una conocida mezcla de funky, rap y salsa que hace ya más de un año pusieron a la orden del día varios grupos ingleses.

Base rítmica

El grupo está bien, sabe lo que hace e incluso incorpora, mediada la actuación, a un par de mujeres bailantes que, en aquel contexto y con aquella música, sólo pueden ser calificadas de sabrosas.Lo malo de los géneros es que sí no se realiza en ellos cierta innovación y/o se posee un enorme dominio, acaban resultando algo tediosos.

Si, como era el caso, parte de los teclados se oían mal y poco, resulta que lo escuchado consistía en una base rítmica bastante bien llevada, sobre la que una voz de mujer hablaba mejor que cantaba.

Es un grupo que no está ni muy mal ni muy bien, sino empezando. En todo caso, sus integrantes son competentes y tienen intención.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 17 de abril de 1983.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50