Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro de Cultura anuncia la inclusion de estudios sobre cine en el bachillerato

El ministro de Cultura, Javier Solana, presentó ayer en el Senado, en su segunda comparecencia parlamentaria, un ambicioso plan de las realizaciones que piensa llevar a cabo su departamento en los próximos meses. El pasado mes de febrero, Javier Solana acudió a la comisión de Cultura del Congreso para hablar de la organización de su ministerio.

MÁS INFORMACIÓN

Ahora, dados los primeros pasos, ha presentado las medidas concretas que piensa efectuar, entre las que destaca la inclusión de los estudios cinematográficos en el programa de estudios del BUP; la reapertura de la Escuela Oficial de Cine; la puesta en marcha de universidades juveniles de verano; la creación de veintidós universidades populares, la informatización de las bibliotecas, la creación de la Real Compañía de Teatro, de la Compañía Lírica Nacional y la habilitación de una sala para estrenos exclusivos de autores españoles.La exposición del ministro partió de la premisa de que, hasta ahora, "estábamos siguiendo un camino que nos ha conducido al borde de la catástrofe cultural" y de que "la cifra invertida en los últimos años para la conservación y recuperación del patrimonio histórico- artístico ha sido tan ridícula como desalentadora", por lo que el panorama que ofreció del estado actual de la cultura española fue pesimista, "pero esperanzado". Tras detallar en qué iban a consistir todas aquellas medidas que iba a poner en marcha para justificar tal esperanza, los senadores de la oposición enjuiciaron su intervención. En líneas generales, agradecieron al ministro la información y se congratularon de que el Ministerio tuviera tan ambiociosos planes, pero contraatacaron prácticamente en una sóla dirección: la política seguida con los Medios de Comunicación Social del Estado, a la que acusaron de partidista e ineficaz.

El senador del Grupo Popular Juan Carlos Guerra Zunzunegui se mostró especialmente beligerante en esta cuestión: "He leído con cierto detenimiento el mayor número de periódicos estatales que he podido y, a lo largo de los últimos cuatro meses, jamás he observado la menor crítica al Gobierno socialista desde sus editoriales", dijo. "Del diario Pueblo", continuó, "podría decir otro tanto, con la particularidad (Se que el único cambio que se ha notado ha sido la publicación diaria de una señorita en traje de Eva", para criticar a continuación que se hayan enviado, "por alguien que depende de usted", circulares y editoriales escritos desde Madrid a los periódicos de la cadena.

Objetividad para los periódicos MCS

Javier Solana contestó que en los periódicos de la cadena de MCSE se había optado por los criterios de objetividad y profesionalidad, que no se había incrementado la plantilla con nuevos fichajes, que se había saneado la situación de "algunos redactores-jefes, que sólo aparecían por los periódicos a cobrar", y que los editoriales remitidos "no son de obligado cumplimiento", al tiempo que recordó que "personas como Jorge Verstryrige publican artículos habitualmente en esos periódicos".

En cualquier caso, Solana se mostró firme partidario de devolver, en breve, a la sociedad los periódicos estatales, "en las mejores condiciones económicas posibles". "No se va a invertir ni un duro más en nuevas renovaciones tecnológicas", agregó, sino en perfeccionar las que ya están en marcha, y al final, los diarios que sean a todas luces deficitarios serán clausurados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de abril de 1983

Más información

  • Javier Solana presentó en el Senado un amplio plan de proyectos