Pilotos, marinos, médicos y cuadros de empresa apoyarán conjuntamente sus reivindicaciones en la negociación colectiva

Cuatro sindicatos de elite firmaron el pasado viernes un acuerdo de "ayuda mutua y solidaridad" que les compromete a establecer una estrategia común para defender las reivindicaciones que estos colectivos tienen planteadas y que fundamentalmente se cifran en la negociación de convenios franja, es decir, los que diferencian a un grupoprofesional del resto de los trabajadores de la empresa o sector. El acuerdo implica el apoyo a cualquier tipo de acción de cada sindicato: Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (SEPLA), Sindicato Español de Oficiales de la Marina Mercante (SEOMM), Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) y Sindicato de Cuadros de la Empresa Pública Nacional Bazán.

Los cuatro sindicatos han convocado para esta misma mañana una conferencia de prensa en la que explicarán en detalle el alcance del mencionado acuerdo. La primera realización práctica del compromiso podría concretarse en el anuncio de una próxima huelga que secundarían todos los colectivos implicados. Fuentes de estas organizaciones desecharon casi por completo ayer una convocatoria de paro en Semana Santa como medida de presión frente a sus respectivas empresas para luchar por un convenio franja. La palabra huelga, no obstante, se barajó en las reuniones que representantes de los cuatro sindicatos han mantenido en los últimos días.El acuerdo, firmado el pasado viernes día 18, consta de cuatro puntos. En el primero se hace constar que, "no obstante las peculiaridades de cada grupo profesional a que se refieren las entidades sindicales presentes, existen en la actualidad circunstancias evidentes que hacen recomendable la aproximación de la acción sindical de las mismas, así como el planteamiento de objetivos y estrategias conjuntas con la meta final de, en su día, alcanzar una plataforma común para todas ellas en la línea de un sindicalismo libre e independiente que también puede ser ofertado a otros grupos de profesionales similares".

Origen del acuerdo

En el segundo punto se decide "constituir una comisión de interrelación que analice urgentemente la problemática común, especialmente en materia de negociación colectiva para 1983 tanto en la empresa privada como pública y la Administración del Estado, con el fin de establecer una política sindical coordinada tendente a conseguir estos objetivos basados en el mutuo apoyo y la solidaridad de todos los afiliados".

Los puntos tercero y cuarto se refieren a la "urgencia" de establecer los planes y acciones sindicales, y los contactos de la citada comisión con organismos similares para incorporarlas a este acuerdo.

El origen del acuerdo entre las cuatro organizaciones parece estar en el contencioso que todos los años mantienen el SEPLA y la dirección de Iberia cuando llega la hora de negociar el convenio o revisar los salarios, contencioso que en alguna oportunidad desembocó en huelga. La dirección de Iberia, a principios del presente mes, presentó al personal de tierra y vuelo un plan de revisión salarial que dentro de la compañía se le conoce con el nombre de "pacto de solidaridad".

Incrementos escalonados

En esencia, el plan consiste en fijar una masa salarial y realizar los incrementos de forma escalonada, de tal manera que a los que menos ganan se les ofrece un incremento superior y a los que tienen mayor retribución aumentos porcentuales menores. Todo ello enmarcado en la situación deficitaria que aqueja a la compañía aérea.

El colectivo de tierra, 17.000 trabajadores, representado por UGT y CC OO, lo negoció y decidió suscribirlo. Y los auxiliares de vuelo representados por SAV (Sindicato de Auxiliares de Vuelo) responderán a la propuesta de la compañía el próximo miércoles día 6. Los pilotos, por su parte, ofrecerán una respuesta mañana, pero oficiosamente ya han adelantado a la empresa su negativa al plan. En palabras de un significado miembro del colectivo, "no estamos vinculados a lo que firmen otros". No parece probable, sin embargo, que de momento presionen con la convocatoria de una huelga.

El SEOMM plantea con la firma del mencionado documento los mismos problemas que afectan a los pilotos del SEPLA. Este sindicato, que agrupa a capitanes, pilotos, maquinistas y telegrafistas, nació en 1979 con la idea de luchar por el convenio franja y cuenta en la actualidad con 1.300 afiliados, según sus datos. Su fuerza reside en que está implantado mayoritariamente en las empresas públicas, Trasmediterránea y Elcano, por ejemplo, y en algunas grandes navieras.

Una huelga del SEOMM supondría el corte inmediato de las rutas que unen la península con el archipiélago balear, el canario, Ceuta y Melilla. Un portavoz de este sindicato de elite adelantó ayer que es improbable una huelga en Semana Santa porque la negociación con las empresas prácticamente aún no ha comenzado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS