Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

Una encargada de limpieza en el Supremo tiró a la basura parte del sumario de la Zona Franca

El sumarlo instruido a raíz del escándalo financiero descubierto en las cuentas del Consorcio de la Zona Franca de Barcelona estuvo a punto de destruirse y fue recuperado en un almacén de desperdicios. Esta información, que ha sido facilitada en medios allegados a la abogacía, aparece plenamente confirmada en un auto o providencia dictada por la sección segunda del Tribuna Supremo y ha sido adjuntada a uno de los volúmenes delsumario recuperados.

En octubre de 1981 el sumario instruido por el escándalo financiero de la Zona Franca fue trasladado de la Audiencia de Barcelona al Tribunal Supremo, en Madrid. Los abogados de los procesados planteaban un recurso de previo pronunciamiento, reclamando que la causa fuera juzgada en la Audiencia Nacional. Lo que en principio era un trámite jurídico se convirtió uno de los recorridos más misteriosos y curiosos de la historia judicial de este país.Cinco meses después de que el sumario llegara a Madrid, una de las empleadas de la limpieza de la sección segunda del Tribunal Supremo tomó algunos de los vólumenes, y creyendo que se trataba de papel viejo e inservible, empezó a romperlo, arrojando los pedazos a una bolsa de basura, junto con otros desperdicios.

Al día siguiente los funcionarios responsables de la secretaría se apercibieron de la desaparecieron de algunos de los volúmenes e iniciaron una tenaz búsqueda que finalizó en la basura, en un almacén de desperdicios, donde se localizaron los pedazos del sumario destruido. Los papeles fueron trasladados a la secretaría donde, con paciencia y cinta adhesiva, pudo reconstruirse el sumario afectado por el destrozo.

A raíz de este incidente, y a modo de justificación y explicación, la sección segunda del Tribunal Supremo dictó un auto explicando el incidente, asegurando que había sido protagonizado por una mujer de la limpieza y asegurando que el problema de fondo radicaba en el hecho de que no se había podido depositar los documentos en la caja fuerte de la sección, porque allí no cabía ya ni un alfiler.

Hace pocos días, este sumario maltrecho, pero completo, llegó a la secretaría de la sección primera de lo penal de Barcelona, donde se han iniciado ya los trámites finales qué desembocarán en el juicio oral, que podría celebrarse antes de finalizar el mes de mayo.

En el sumario de la Zona Franca, en el que se investiga un fraude de más de 1.200 millones de pesetas, aparecen procesados el abogado del Estado, Antonio de la Rosa Vázquez, y José Luis Bruna de Quixano, quien desde 1961 ocupaba diferentes cargos en la administración del citado Consorcio. La significación política y social de los acusados, así como la importancia económica de lo presuntamente defraudado, hizo pensar en un principio que se trataba de un verdadero atentado y que alguien hubiera querido destruir la labor judicial.

No fue un atentado

Uno de los abogados, personados en la causa, que ha tenido acceso al sumario ha asegurado a este periódico que sólo dos de los volúmenes resultaron afectados por el destrozo. Al parecer también el rollo sufrió los efectos devastadores de la limpiadora.Después de examinar cada uno de los documentos destrozados, y ahora reconstruidos, los abogados han llegado a la conclusión de que fue un verdadero accidente y que debe descartarse la posibilidad de un atentado, ya que los documentos afectados no tienen especial importancia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de marzo de 1983