Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El Congreso debate la expropiación de Rumasa

Los comunistas, la Minoría Vasca y Bandrés votarán a favor de la convalidación del decreto

Los diputados del Partido Nacionalista Vasco, junto a los comunistas y Juan María Bandrés (Euskadiko Ezquerra) votarán hoy en el Congreso de los Diputados a favor de la convalidación del real decreto-ley de expropiación de los bancos y empresas de Rumasa.Tras las sucesivas intervenciones del portavoz del Grupo Popular, Miguel Herrero, y del ministro de Justicia, Fernando Ledesma, se pasó a la explicación de voto de los restantes grupos parlamentarios, comenzando el diputado Vicens, de Esquerra Republicana, integrado en el Grupo Mixto, que anunció el voto favorable del diputado de Euskadiko Ezkerra, Juan María Bandrés. El diputado catalán dijo que optaría por la abstención, en base a los serios motivos de duda que tenía acerca de la cuestión jurídico-formal en que se proponía a la Cámara la expropiación de las empresas.

Vicens manifestó su preocupación ante lo que pueden pensar los perjudicados por otras crisis ya que, en situaciones similares de crisis bancarias, se había garantizado tan sólo un millón y medio de pesetas mientras que en muchas empresas no financieras, que han suspendido pagos, el empleo ha desaparecido en gran parte.

Rodríguez Sahagún, diputado del CDS, intervino a continuación para decir que los diputados de este partido (el propio orador y Adolfo Suárez) no apoyarán la convalidación del decreto ley ya que, por muy justificada que pueda estar la intervención del Gobierno, el procedimiento utilizado les parece que no es constitucional.

El diputado por el grupo comunista, Fernando Pérez Royo, anunció el voto favorable de su grupo y señaló que tenía ciertas reservas sobre el alcance de la medida, ya que pensaba que esta no suponía un incremento del poder del sector público, sino una socialización de pérdidas en función de las declaraciones que destacados miembros del Gobierno han realizado en los últimos días sobre la posibilidad de vuelta al sector privado de algunas, o incluso todas, las empresas ahora expropiadas.

Pidió al Gobierno que explicara las posibles responsabilidades del Banco de España en la crisis de Rumasa, así como si se había demostrado que la autoridad monetaria había actuado diligentemente para impedir los problemas que ahora se plantean. Añadió que la expropiación de los bancos debería servir para aumentar el peso del sector público en el sistema financiero ya que, de hecho, en la actualidad, el Estado se ha convertido en el primer banco.

El diputado Oyora, de la Minoría Vasca, anunció después de plantear muchas dudas tanto al fondo como a la forma de procedimiento, el voto favorable de su grupo. Señaló que no tenía claro que fuera el momento oportuno para haber tomado esa decisión y agradeció al ministro de Economía el que diera una información notoriamente mayor de la que hasta ahora había hecho pública. Señaló también la oportunidad de la expropiación, dado que se trata de un complejo financiero-industrial que no se conoce, y que por los datos aportados por el ministro podría tratarse de un gigante con pies de barro. Oyora añadió que tanto el ministro de Economía como el presidente de Rumasa habían tenido actuaciones imprudentes en sus primeras declaraciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de marzo de 1983