Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Una historia sobre personas

"Lo que estamos haciendo es innovador. ¿No sería bonito hacer películas sobre las personas?". Estas escuetas y significativas palabras de Cukor sobre el rodaje de su última película, Ricas y famosas, realizada en 1981, sirven para comprender el concepto que tenía del cine y, en definitiva, de la vida. Era un humanista declarado.Ricas y famosas, lamentablemente no estrenada aún en España, es una película ejemplar por varios motivos. En primer lugar, porque es la obra de un hombre de 82 años. Al contemplarla caen por tierra todas las ideas y teorías sobre la longevidad. Pocas veces un joven director consigue realizar una comedia con el ritmo y ese algo indefinible que es la clase, del viejo Cukor, incluyendo una secuencia erótica en el lavabo de un avión, perfecta de montaje y de fascinante visualización. En segundo lugar, porque demuestra cómo una actriz que basó su carrera en su físico (Jacqueline Bisset) consigue ser una buena intérprete y, como en esta ocasión, productora de una estupenda comedia. Candice Bergen le da la réplica y entre las dos -más el guión de Gerald Ayres- le dan un buen repaso en tono de humor al dilema intelectual de "escribir con rigor o vender masivamente".

Por encima de ello, Ricas y famosas es la historia de una sólida amistad entre dos mujeres, dirigida por un hombre que respetó y amó al ser humano por encima de todo lo demás.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de enero de 1983