Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CEOE propone una subida salarial entre dos y seis puntos por debajo de los precios

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) presentará hoy una banda salarial del 6% al 10% en las negociaciones del acuerdo interconfederal para 1983, según afirmó ayer el propio Carlos Ferrer, presidente de la organización patronal, al término de la reunión de la junta directiva.

La oferta de la CEOE supone que los salarios tendrán, de llevarse a efecto, un crecimiento entre dos y seis puntos por debajo del 12% de inflación prevista para este año. Entre tanto, en el Gobierno crecen las tensiones en torno a la cuantificación del déficit de las administraciones públicas para 1983, que podría alcanzar 1,5 billones de pesetas, y su difícil compatibilidad con los objetivos anunciados de inflación y de incremento del 13% en las disponibilidades líquidas.Los sindicatos siguen defendiendo en las negociaciones con los empresarios una banda salarial del 11 % al 13% , que garantizaría el mantenimiento del poder adquisitivo de los trabajadores. La patronal ha venido insistiendo, prácticamente desde que se iniciaron las negociaciones, en la imposibilidad de aceptar los incrementos propuestos por las centrales. Para la CEOE, según aseguraba ayer su secretario general, un aumento salarial de estas características (con reducción de jornada y elevación de bases de cotización a la Seguridad Social) puede aumentar la inflación.

Paralelamente a estas negociaciones, el Gobierno está barajando la cifra de 1,5 billones de pesetas como déficit de las administraciones públicas para 1983, que corresponderían a un déficit del Estado de 1,3 billones y un déficit de 200.000 millones en la Seguridad Social, calculado ya con la actualización de cotizaciones pendiente de aprobación. La difícil compatibilidad de este déficit, que corresponde a un presupuesto moderadamente expansivo, con las medidas económicas de ajuste adoptadas hasta ahora (devaluación y fuerte subida de precios energéticos), ha acrecentado las diferencias en el seno del Gabinete entre las personas vinculadas al programa del PSOE, preocupadas por dar prioridad al objetivo empleo, y el equipo de Miguel Boyer, que se muestra más inclinado por una lucha prioritaria contra la inflación y por una política de saneamiento.

Página 43

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de enero de 1983

Más información

  • El déficit público de 1983 puede ascender a 1,5 billones de pesetas