Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La riada ha causado daños por más de 6.000 millones en carreteras catalanas

Las obras de reconstrucción de las carreteras catalanas afectadas por las recientes inundaciones que dependen de la Administración autonómica, costarán 4.347 millones de pesetas, según la evaluación dada a conocer ayer por el consejero de Política Territorial y Obras Públicas de la Generalitat, Josep María Cullell. A esta inversión será preciso añadir los 2.500 millones de pesetas que aproximadamente costará la reparación de las carreteras dependientes de la Administración central, según las declaraciones efectuadas por el ministro de Obras Públicas, Luis Ortiz, en su reciente visita al Alt Urgell.Además, deberá sumarse también los varios cientos de millones que deberán invertir las diputaciones, especialmente las de Lérida y Gerona, en las vías de comunicación que dependen de las entidades provinciales.

La Generalitat lleva gastados ya 253 millones de pesetas en las reparaciones, provisionales en la mayoría de los casos, de carreteras y caminos, en las que se ha precisado la concurrencia de 3.688 trabajadores diarios, desde el pasado día 7 hasta ayer. Tal inversión ha hecho posible que en este momento estén abiertas y transitables todas las carreteras que dependen de la Generalitat, aunque en algunos puntos debe adoptarse especial precaución, a causa de la estrechez de la calzada o los defectos del firme.

Previsión de gastos

La previsión de gastos anunciada por Josep María Cullell supera en más de mil millones las estimaciones hechas por el propio consejero en un primer momento. Muchas de las carreteras han sufrido desperfectos no apreciados en la primera inspección efectuada. "La magnitud de los daños ha sido tal, que la Generalitat se ha visto obligada a efectuar obras urgentes y a asumir la reparación de carreteras que no son de su competencia y que dependen de los municipios o lal diputaciones", declaró Cullell.La apertura de pasos provisionales ha supuesto ya una inversión de 216 millones a los que hay que sumar una previsión inmediata de 95 millones. En los caminos rurales y municipales se han invertido 36 millones y será preciso gastar en el futuro otros 163. Sin embargo, las obras de reparación propiamente dichas son las que más gasto reportarán: 3.835 millones de pesetas, según la estimación hecha por la Generalitat. Estas obras incluyen la reconstrucción de varios puentes que se han venido abajo y de unos cinco kilómetros de carretera que han desaparecido de la red viaria.

La Dirección General de Carreteras de la Generalitat considera que, si no aparecen otros daños, las obras de reparación de la red viaria podrían estar totalmente finalizadas dentro de un año. Más problemático será, según Cullell, la obtención de fondos para pagarlas.

El consejero declaró que la única manera de hacer frente a este pago es la renegociación de la normativa sobre zonas catastróficas, que establece que el Estado sólo pagará los daños ocasionados en aquellas materias no transferidas a las administraciones autonómicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de noviembre de 1982