Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CEE reduce las importaciones de acero procedentes de terceros países

La Comunidad Económica Europea (CEE) ha decidido reducir las importaciones de acero procedentes de países terceros, entre ellos España, en un 12,5% sobre los niveles de 1980, lo que significa, en el caso español, que en 1983 la CEE sólo está dispuesta a aceptar unas 750.000 toneladas, frente a las 780.000 de 1982.

La Comunidad Económica Europea mantiene acuerdos siderúrgicos con catorce países no comunitarios. Hasta 1980 se respetaron las corrientes tradicionales, pero a partir de esa fecha, los diez han ido obligando a estos países a autolimitar sus exportaciones a la CEE, en el mismo porcentaje, afirman, en que disminuye el consumo interno de la Comunidad.

"Estas medidas no son una muestra de proteccionismo", afirmó un portavoz de la Comisión Europea, encargada de renegociar con los catorce países implicados, "cuando se comprobó ya el alcance de la crisis siderúrgica en todo el mundo".

En 1981 se produjeron las primeras reducciones en las importaciones procedentes de estos países, que suponen un 80% de las compras comunitarias de acero.

En el caso español, las ventas de acero a la Comunidad Económica Europea han pasado de 850.000 toneladas en 1980 a las ya mencionadas 780.000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de noviembre de 1982