Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento italiano quiere saber si existen relaciones entre el Opus Dei y la logia P-2

¿Roberto Calvi, ex presidente del Banco Ambrosiano, suicidado bajo el puente de los Hermanos Negros de Londres, era del Opus Dei? ¿Lo era Umberto Ortolani, financiero de la logia Propaganda 2 (P-2) de Licio Gelli, fugitivo en Uruguay? ¿Cuántos miebros del Opus Dei figuran en la lista negra de la logia de Gelli? Es esto lo que se propone conocer la comisión parlamentaria que investiga a Gelli, encarcelado en Ginebra.

Dicha comisión, presidida por la senadora democristiana Tina Anselmi, ex ministra de Sanidad, y compuesta por cuarenta miembros de todos los partidos representados en el Parlamento, acaba de reanudar sus trabajos, después de las vacaciones de verano. Y su primera decisión ha sido el enviar una carta al Opus Dei pidiendo que, con la lista de Gelli ante los ojos, indique a la comisión, bajo secreto, si existen miembros de la Obra en dicha lista. La oficina del Opus en Roma desmintió anoche "cualquier tipo de relación" de sus miembros con "ninguna organización masónica".Si el Opus Dei se negara a dar dicha información, la comisión podría tomar la decisión drástica de embargar la relación de todos los afiliados al Opus Dei. Es lo que acaba de hacer con la masonería italiana del Gran Oriente. Ante la negativa del gran maestro Armando Corona de entregar las fichas de los 27.000 afiliados, amparándose en el secreto masónico, la comisión del Parlamento dio ayer orden a los jueces de que embargasen todo el archivo del Gran Oriente.

De este modo, la comisión podrá consultar las listas oficiales de los masones del Gran Oriente. La finalidad es saber si algunos de los personajes que figuran en la lista de Gelli y que niegan haber dado su nombre se encuentran entre los cubiertos por la masonería, es decir, entre los miembros que la masonería retiene y que los otros miembros no deben conocer que pertenecen a la institución.

La Orden de Malta

Y junto a la carta al Opus Dei, la comisión ha enviado otra carta al soberano de la orden militar de los Caballeros de Malta, pidiendo también que ponga a disposición de la comisión parlamentaria todo el elenco completo de sus inscritos.

Dicha decisión ha sido tomada porque, a través de los diversos interrogatorios llevados a cabo en los últimos meses, ante la comisión va apareciendo cada vez más claro, como en el caso del Opus Dei, que existían estrechos lazos entre la logia P-2 y la Orden de Malta.

Baste pensar en Umberto Ortolani, brazo derecho de Gelli, que era embajador de la Orden de Malta en Montevideo. Cuando su nombre apareció entre los miembros más influyentes de la logia P-2, los dirigentes de la Orden de Malta de Roma lo defendieron con gran fuerza: "Es un diplomático nuestro, magistral, desde hace veinte años. Además, no podemos tener dudas sobre él, ya que es también 'gentil hombre del Papa", dijeron en la se " de de Vía Condotti, de Roma, en la Orden de Malta.

Pero ahora, Ortolani ha, sido expulsado de la orden. Y a esta orden pertenecían también todos los altos jefes y generales de los servicios secretos que fueron expulsados de sus cargos por pertenecer a P-2. Más aún, estaban también afiliados un ex presidente de la República -Giovanni Leone- y tres ex presidentes del Gobierno -los democristianos Andreotti, Fanfani y Forlani-. Ahora se desea saber cuántos de la Orden de Malta figuran también en la lista de Licio Gelli.

Por lo que se refiere al Opus Dei, después de los miembros socialistas de la comisión del Parlamento, ahora también los comunistas han pedido que se investigue sobre las relaciones entre el Opus, P-2, la masonería italiana y la Orden de Malta.

El primero que empezó a hablar de contactos entre Calvi y el Opus, antes de su muerte, fue su hijo, pero a él se sumaron Emilio Pellicani, secretario de Flavio Carboni -el millonario sardo colaborador de Calvi, hoy detenido en Suiza-, y el ex gran maestro de la masonería italiana Mario Salvini. Este ha declarado ante la comisión que las logías de la región toscana habían sido alertadas ante la posibilidad de "infiltraciones del Opus Dei" en la masonería italiana. Y añadió que la investigación llevada a cabo había confirmado las sospechas.

Ayer, toda la Prensa italiana dio gran relieve a la decisión de la comisión parlamentaria de investigar las connivencias entre la logia de Licio Gelli, el Banco Ambrosiano y el Opus Dei.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de septiembre de 1982

Más información

  • La investigación apunta también a la masopería y a la Orden de Malta