Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los agricultores consideran insuficientes las medidas propuestas para paliar la sequía

Los representantes de las cinco-organizaciones agrarias de ámbito nacional que forman parte de la Mesa Nacional de la Sequía calificaron ayer de insuficientes las medidas para paliar los efectos de la sequía que les presentó el ministro de Agricultura al término de la reunión que celebraron. Sin embargo, ninguna de ellas, incluida la Confederación Nacional de Agricultores y Ganaderos (CNAG), que ha protagonizado en las últimas semanas diversas movilizaciones, se mostró dispuesta a rechazarlas.

José Luis Alvarez, titular de la cartera de Agricultura, presidió ayer la reunión de la Mesa Nacional de la Sequía, entidad que solamente tiene carácter informativo. De acuerdo con la exposición del ministro, las nuevas medidas tomadas por la Administración suponen el que los 20.000 millones de pesetas en préstamos concedidos recientemente serán a tres años, en vez de dos, aunque el 50% habrá de pagarse en el año 1984. José Luis Alvarez también ofreció ampliar en un año las moratorias para pagar los créditos que vencen en los cuatro próximos meses.Finalmente, indicó que ya se había aprobado la concesión de moratorias y exenciones en los pagos de la contribución rústica y pecuaria y en los pagos de las cuotas de la Seguridad Social, y que también se pondrá en marcha un plan de apoyo a la ganadería extensiva mediante el abastecimiento de 150.000 toneladas de pienso de volumen. Al mismo tiempo informó de que hasta el momento se habían recibido 109.812 peticiones, que todavía tienen que ser cuantificadas atendiendo a los límites establecidos por hectárea y total de solicitud; esto último, fijado en dos millones de pesetas.

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) indicó que su valoración de las medidas era negativa, y sobre todo si se tiene en cuenta que la Administración nos ha querido responsabilizar de las mismas. Esta organización había solicitado un paquete de cuatro medidas en las que se incluía la concesión de subvenciones de 6.000 pesetas por hectárea para las cincuenta primeras hectáreas de cada explotación; créditos a diez años, con tres de carencia y a interés moderado, la inclusión de los arrendatarios y aparceros como titulares de explotación para que puedan acceder a las mismas, y el establecer un seguro combinado para la sequía que evite el que haya que tomar medidas excepcionales.

Miguel Ramírez, secretario general de la CNAO, indicó que las medidas anunciadas por el ministro se alejaban de las necesidades reales del sector agrario y de las peticiones de esta organización. Estas se resumían en la elaboración de un plan de abastecimiento de pienso para la ganadería extensiva; la concesión de créditos a cuatro años, sin interés, con el fin de empezarlos a pagar en 1986, y la concesión de exenciones en la contribución rústica y pecuaria y en las cuotas de la Seguridad Social agraria.

Peticiones concretas

Felipe González de Canales, secretario general del Centro Nacional de Jóvenes Agricultores (CNJA), manifestó al término de la reunión que no aceptaban las medidas, y resumió la postura de su organización en que se termine pronto con las medidas relacionadas con la sequía y que no se quede ningún agricultor afectado sin dinero. Para llevar a cabo estos dos objetivos, esta oganización presentó una amplia tabla de peticiones concretas en las que se incluían la solicitud de subvención y la creación de un seguro combinado de sequía.Mientras tanto, la Unión de Federaciones Agrarias de España (UFADE), a través de Arturo López, manifestó que aceptaban las propuestas, aunque no las compartían. Sus principales peticiones fueron la reconversión de los créditos concedidos durante 1981-1982 a cinco años, sin intereses, para todos aquellos agricultores y ganaderos que hubieran tenido sequía durante dos años consecutivos. Para los que sólo la hubieran padecido durante un año, concesión de créditos normales. En relación con la ganadería extensiva, solicitaron que se garantice el suministro de cereal-pienso a partir de este mes y que el pago sea aplazado, sin intereses.

Finalmente, la Federación de Trabajadores de la Tierra (FIT), rama agraria de la Unión General de Trabajadores, manifestó que no se había encontrado nada nuevo en las medidas tomadas por la Administración, aunque por lo menos se había clarificado la postura de ésta , e hizo hincapié en que no se había concedido ninguna subvención.

Esta organización había solicitado un total de once medidas, entre las que destacaban la concesión de subvenciones totales en donde coincidieran por dos años consecutivos daños superiores al 75% en agrícultura y ganadería, y créditos a doce años, con tres de carencia, con el 7% de interés.

Hasta el momento, ninguna de estas organizaciones ha hecho pública su intención de realizar medidas de presión, visto el fracaso de las que sé han efectuado recientemente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de septiembre de 1982

Más información

  • José Luis Alvarez anunció que los créditos se pagarán a tres años