Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Este año se emitirán 100.000 millones en cédulas hipotecarias

El mercado hipotecario, puesto en marcha en el pasado mes de junio, ha alcanzado un dinamismo augurado por pocos en el momento mismo de su creación. A los dos meses de existencia se han colocado en el mercado 30.000 millones de pesetas en cédulas hipotecarias, pero las peticiones que hay en estos momentos superan ampliamente esta cifra y se da por seguro que en los próximos meses se llegará a los 100.000 millones de pesetas en cédulas hipotecarias.En medios del Ministerio de Economía, encargado de autorizar la operatividad de las sociedades del mercado hipotecario y de las emisiones tanto de éstas como de las cajas de ahorro y la banca oficial -a través del Banco Hipotecario de España-, se considera que la avalancha de peticiones es un buen síntoma que muestra las posibilidades de crecimiento que tiene, al tiempo que señalan que "la iniciativa privada no ligada a intereses financieros determinados brilla por su ausencia".

El 15 de junio pasado, el Banco Hipotecario inauguró el mercado sacando una emisión de 2.000 millones, ampliables a 4.000 millones, siendo seguido por La Caixa -10.000 millones en dos tramos-, Caja de Ahorros de Barcelona -7.500 millones, en dos tramos- y las de Cataluña y Madrid, con 5.000 y 3.000 millones, respectivamente. Al tiempo, la sociedad creada por el Banco Hispano Americano ponía en circulación 3.000 millones de pesetas en cédulas.

La Dirección General de Política Financiera estudia ahora una petición de La Caixa para que se la autorice a emitir por valor de 30.000 millones más, lo que colocaría a esta entidad en la primera posición, muy destacada de sus inmediatos competidores. Lo más probable es que en Economía se apruebe esta petición, pero en varias etapas y no de una sola vez. La Caixa ha pedido autorización para realizar dos tipos de emisiones, una de 20.000 millones de pesetas y otra de 10.000 millones más.

Unanimidad de las cajas vascas

La primera sería de las mismas características que la anterior, es decir, amortización a tres años, con un tipo de interés del 12% y pagos trimestrales de los mismos. Los 10.000 millones de pesetas restantes serán emitidos bajo la modalidad de cupón cero, que implica que no se cobra hasta el final de la vida de la emisión, que se puede alargar de tres a cinco años, momento en el que se recupera el capital suscrito más los intereses acumulados durante el período. Para los inversores que mantuvieran la emisión a lo largo de los cinco años, el tipo de interés resultante se coloca en el 13,7%, mientras que para los que se decidan por la primera amortización, tres años, el interés será algo superior al 12%.Todas las cajas de ahorro vascas han manifestado su deseo de salir de forma conjunta, aunque conservando cada una de ellas su independencia. En este caso se trataría de salir al mismo tiempo y con las mismas condiciones de emisión, tipos y plazos, para no competir en un área geográfica muy limitada.

Aunque el Banco Hispano Americano tomó la delantera al formar la primera sociedad hipotecaria, algunos de los otros grandes bancos han reaccionado, ya que no quieren perder las posibilidades que parece mostrar este nuevo instrumento financiero. De esta forma, el Banco de Bilbao ya ha sido autorizado para formar su propia sociedad; en los próximos días lo será la correspondiente del Banco Urquijo, y Banesto ha iniciado contactos con las autoridades como paso previo para formalizar su petición.

Además de la nueva emisión de La Caixa y de la del conjunto de las cajas vascas, la de Madrid ha solicitado autorización para sacar otra de 3.000 millones, ampliable hasta 5.000; la Caja de Ahorros de Ronda quiere poner en circulación títulos por valor de 2.000 millones, y la de Navarra de 500 millones a 1.000 millones de pesetas. La sociedad del Banco Hispano Americano estudia la posibilidad de hacer una nueva emisión, a interés variable, casi con toda seguridad, en lugar de hacerlo a tipo fijo como en la primera ocasión, y es de suponer que las nuevas sociedades creadas por otros bancos empiecen de forma inmediata su proceso de emisión. El Banco Hipotecario tendrá que sacar también una nueva emisión si quiere conservar su presencia en dicho mercado. Con todo ello, No parece extraño que antes de fin de año se alcance la cifra de 100.000 millones de pesetas, a partir de la cual se espera que la iniciativa privada, no financiera, empiece a mostrar interés por la promoción de este tipo de sociedades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de septiembre de 1982

Más información

  • 'La Caixa' ha solicitado autorización para colocar otros 30.000 millones de pesetas