SANIDAD

Denuncia por presunta negligencia contra médicos de Tenerife

Una mujer ha tenido que ser reingresada en la residencia sanitaria de la Seguridad Social Nuestra Señora de la Candelaria (Santa Cruz de Tenerife), tras un parto en el que nació su tercer hijo, ya que, según ha denunciado a la policía su esposo, sufrió una grave infección a causa de una venda que había quedado alojada en el interior de su útero.Javier González Luis, esposo de la paciente, ha presentado una denuncia en la comisaría, declaró a este periódico, al considerar que se ha cometido presunta negligencia por parte del equipo médico que atendió a su esposa. Esta, María Patrocinio Silvela, había dado a luz el pasado día 27 una niña en el citado centro sanitario con toda normalidad, aunque fue necesario el uso de ventosas. Pocos días después, cuando ya se encontraba en su domicilio, comenzó a sentir fiebre y molestias en la vagina y la espalda, sin que supiera la razón.

El pasado domingo, cinco días después del parto, mientras se lavaba en el baño de su casa, antes de acudir de nuevo a la residencia, descubrió una venda de un metro de largo que desprendía mal olor y se encontraba en el interior de su útero. Fue trasladada urgentemente al centro sanitario y en el servicio de urgencias, según González Luis, señalaron que el caso podría haber sido muy grave de haber tardado unos días más en ser tratado. La citada paciente se ha recuperado de la infección en la misma residencia sanitaria. Su esposo ha anunciado que pedirá una aclaración al colegio oficial de médicos y a la dirección provincial del Instituto Nacional de la Salud (INSALUD) y ya ha solicitado un informe de los hechos a la dirección de la residencia. Esta ha desmentido la existencia de un posible olvido por parte de los médicos que atendieron a María Patrocinio Silvela y han indicado que su nuevo internamiento no es debido a la infección citada. Por su parte, el doctor Salamanca de la Peña, uno de los miembros del equipo médico de guardia que intervino en el parto, ha preferido no hacer declaraciones al ser consultado por este periódico, alegando necesitar para ello una autorización de la dirección del centro.

Un nuevo cese en el Insalud

El director general del Insalud, José María Fernández Cuevas ha cesado al que hasta ahora era director provincial de dicho instituto en Santa Cruz de Tenerife, Jesús Monllor, cuyo cargo ya había sido cubierto con carácter definitivo, días antes, por su sustituto, Bienvenido Fernández Bodega. Este es el tercer relevo de altos funcionarios en el Insalud de Tenerife en los dos últimos meses, coincidiendo con ciertas denuncias aparecidas en EL PAIS sobre la sanidad pública en la isla.El primero se produjo a mediados de junio pasado y afectó al director social provincial de instituciones sanitarias, Salvador García Carrillo. El mismo había emitido a los servicios centrales del citado instituto, en fechas anteriores, diversos informes de los que se desprendía, entre otras cosas, que un grupo de quince médicos del servicio de traumatología de la residencia sanitaria de la Seguridad Social de Tenerife estaban cometiendo posibles irregularidades en el cumplimiento de su horario laboral. Sobre tales denuncias no se han adoptado medidas, de momento, por parte de las autoridades sanitarias. El segundo cese se produjo, de forma inesperada, a finales del pasado mes y recayó en la figura del administrador de la mencionada residencia, Ángel González Calvo. Poco antes de esta destitución, un grupo de inspectores del Insalud había realizado una investigación de servicios que incluía el área administrativa. Seguidamente, dos policías del grupo de investigación de la Seguridad Social visitaron también la isla, aunque se desconocen los resultados de su labor.

Monllor Olcina, el tercer y último cesado, había sido sustituido hace pocos días por Fernández Bodega, que había ocupado en comisión de servicios tal cargo, ante la baja médica de su titular. Bodega procedía de Guipúzcoa, donde era director provincial del mismo instituto. "Pedí el alta y me la concedieron por un deber moral y pese a que estaba recibiendo presiones de Madrid y de todos los lados para que continuara mi situación de incapacidad laboral", declaró Monllor Olcina a este periódico. Según indicó, había solicitado en abril de este año (un mes después de la fractura de tobillo que sufrió) incorporarse a su puesto de trabajo y se le recomendó que no lo hiciese. El funcionario cesado disfruta actualmente de su período de vacaciones y desconoce el destino que se le asignará ahora. Monllor Olcina fue el primer director provincial del INSALUD en Tenerife, tras la división del antiguo Instituto Nacional de Previsión (INP) en 1980. Fue el encargado de organizar y montar los servicios del indicado instituto en la provincia. Antes de ocupar dicho cargo, había desempeñado el de jefe provincial de servicios sanitarios, director sectorial de ambulatorios e inspector de zona.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción