Margaret Thatcher descarta elecciones anticipadas en el Reino Unido

La primera ministra británica, Margaret Thatcher, ha desechado la convocatoria inmediata de elecciones generales anticipadas, pues no quiere "artimañas".

Thatcher insinuó que las elecciones podrían celebrarse en el otoño de 1983, al decir que deseaba "otro año de inflación decreciente". Habiendo llegado al poder en mayo de 1979, la primera ministra no tiene, legalmente, que convocar elecciones hasta mayo de 1984.

Los empresarios británicos están descontentos y quieren un cambio en la política económica del Gobierno. El paro, según los últimos datos, afecta a dos millones de personas -la cifra más elevada en la historia británica-, y el Reino Unido no ha salido de la recesión. La inflación está bajando, situándose en un 9,2% anual.

La culpa, de EE UU

La primera ministra culpó el jueves, en una reunión con un influyente grupo de diputados conservadores, a los altos tipos de interés en Estados Unidos de la recesión y del paro en el Reino Unido, pero predijo una mejoría económica para los próximos doce meses, a la luz de la recuperación de la situación económica en Norteamérica.Margaret Thatcher aseguró que quería unas elecciones honestas, aludiendo a que no quería sacar provecho de la guerra de las Malvinas. La primera ministra identificó al partido laborista -internamente dividido- como el principal adversario de su Gobierno y descalificó a la nueva alianza liberal- socialdemócrata como "un partido de los que no saben, no contestan, porque no saben".

La alianza acaba de desvelar sus planes para una reforma electoral que introduciría, por vez primera, en el Reino Unido, la representación proporcional. El país quedaría dividido en 143 distritos electorales, con una media de cuatro o cinco diputados cada uno. Se aplicaría el sistema de voto único transferible que opera en la República de Irlanda.

La alianza ha planteado esta reforma como precondición para entrar en una coalición gubernamental con los conservadores, o con los laboristas, tras las próximas elecciones. Estas se celebrarán por el tradicional sistema mayoritario a una vuelta, que favorece el bipartidismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 23 de julio de 1982.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50