Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno jordano anuncia la formación de un 'ejército popular'

El Gobierno jordano ha decidido crear un Ejército popular constituido por todos los ciudadanos aptos para el manejo de las armas y llamar a una parte de los reservistas, a fin de hacer frente a los peligros que amenazan a la nación. El primer ministro, Moudar Badrane, así lo anunció el lunes en una reunión semanal del Consejo Nacional Consultivo, que sustituye al Parlamento desde 1978.Un cierto número de reservistas ha sido ya convocado para seguir un curso de entrenamiento, indicó Badrane, mientras que un comité superior de las Fuerzas Armadas jordanas ha sido puesto en pie para estudiar los detalles y los aspectos técnicos para el reclutamiento y la formación de voluntarios del Ejército popular.

La noticia sorprendió en Amman, donde se preparan las fiestas del Ramadán. Sin embargo, desde hace varias semanas corría el rumor de que las autoridades jordanas preparaban en el seno de las Fuerzas Armadas una nueva división constituida por reservistas.

La combinación de la invasión israelí a Líbano. y la entrada de las tropas iranies en Irak, al aumentar la tensión en la región, ha empujado a los dirigentes jordanos a abandonar la actitud de espera en la que se habían situado hasta entonces. Pero las últimas declaraciones del ministro de Defensa y del primer ministro de Israel, Ariel Sharon y Menájem Beguin, respectivamente, sobre la opción jordana, podrían haber sido el factor determinante.

La amenaza israelí

Difícilmente Amman podía seguir manteniendo una imagen de serenidad oficial ante las amenazas apenas veladas que contenían las declaraciones de los dirigentes israelíes, que han sugerido, con una insistencia sin precedentes, la posibilidad de un Estado palestino en Jordania. Se subraya, por otra parte, que el anuncio de las medidas de reforzamiento militar se produjo al día siguiente de una declaración del primer ministro israelí que sugería la posibilidad de establecer unas negociaciones de paz con el reino hachemita y una futura confederación israelí-jordana- Declaraciones calificadas de "grosera maniobra que no produce mas que desprecio", según Badrane.

Las medidas anunciadas por Amman son, en cierta medida, una respuesta directa a los dirigentes israelíes, que cuando hablan de un "Estado palestino en suelo jordano parecen pensar que Jordania es una tierra sin identidad y sin pueblo", según el ministro de Asuntos Exteriores jordano, que subrayó que Jordania no será "un blanco fácil para cualquiera que tuviera la intención de atacarla".

El mensaje no se dirigía solamente al Estado hebreo, sino tambien a Estados Unidos, a Europa y a los países árabes, y significa que Jordania no se prestará a arreglos que pongan en duda la soberanía del reino hachemita y a "una justa solución del problema palestino". Los jordanos esperan ser objeto de crecientes presiones, al menos a nivel político, en un próximo futuro.

También es importante apreciar, en la formación de un Ejército popular y en la llamada a los reservistas, una iniciativa con objetivos más políticos que militares. Una voluntad de sensibilizar a la opinión pública jordana y de cerrar filas, de hacer que la opinión pública se sienta más directamente preocupada y conjurar un posible aislamiento del rey Hussein, tanto en el interior como en el exterior del país. Aislamiento que sería peligroso para la estabilidad del régimen. Algunos analistas ven en esta medida la voluntad de encuadrar a la población a fin de impedir toda posibilidad de subversión, que podría venir tanto del exterior como del interior del régimen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de julio de 1982