Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Artistas españoles y griegos colaboran en el montaje de la versión de Garcia Calvo sobre el mito de Edipo

Hoy comienza en el teatro romano de Mérica (Badajoz) el Festival de Teatro Clásico con la representación de El mito de Edipo rey, de Sófocles, en versión de Agustín García Calvo, dirigida por el griego Stavros Doufexis e interpretada por José Luis Gómez. El montaje es un encargo de la Dirección General de Teatro a la que José Luis Gómez propuso la posibilidad de hacerlo en colaboración hispano-griega, lo que fue aceptado. Sin embargo, a pesar del trabajo del director Doufexis y del músico Critodoulos Halaris, el proyecto está financiado integramente por el Ministerio de Cultura, excepción hecha de los sueldos de los artistas griegos.

El tradicional Festival de Teatro Clásico de Mérida se inicia con el estreno de El mito de Edipo rey, de Sófocles, por la compañía de José Luis Gómez, en colaboración con el Teatro Epitapitos, de Grecia. Este año, el festival se ha visto retrasado casi un mes debido a su coincidencia con la celebración del Campeonato Mundial de fútbol Para compensar este retraso el Teatro Romano de Mérida ve incrementada su actividad con tres obras, prolongándose las actuaciones hasta el 7 de agosto.Tres son las compañías que intervienen en el festival. Abre la obra El mito de Edipo rey, que permanecerá en escena hasta el 21 de julio; del 24 de este mes hasta el 2 de agosto, la compañía dramática de José María Rodero interpretará la obra de Albert Camus Calígula, que será dirigida por Luis Balaguer; y los días 6 y 7 de agosto el teatro universitario de Madrid, bajo la dirección de Manuel Canseco, pondrá en escena 'La asamblea de mujeres, de Aristófanes, en versión de Francisco Rodríguez Adrados.

El desplazamiento de fechas, dentro de una época plenamente vacacional, puede restar asistencia, pero el comisario del festival, Francisco Fernández, no se aventura a adelantar ningún pronóstico hasta los primeros días de representaciones, en que pueda observarse, por la asistencia del público la tendencia que seguirá. En cualquier caso, como espectáculo al aire libre, el festival está siempre amenazado y sujeto a unos imponderables de carácter climatológico.

El programa que se ofrece en esta edición sastisface plenamente a los responsables de la organización y a sus patrocinadores. Tanto en cantidad como en calidad, el festival alcanza ahora una elevada cota, previsible por la evolución ascendente que ha venido tomando en los últimos años. El festival, según Francisco Fernández, que lleva seis años al frente de la comisaría del mismo, ha ido enriqueciéndose y superando su categoría hasta alcanzar el nivel que ahora tiene. De seis o siete representaciones por una sola compañía en años pasados se ha pasado a llenar casi un mes de programación, participando las mejores compañías dramáticas del país.

El presupuesto destinado a la puesta en marcha del festival supera los 22 millones de pesetas, habiéndose incrementado notablemente con respecto al año interior al intervenir una compañía más. En este presupuesto tienen participación, con diversos porcentajes, el Ministerio de Cultura, la Diputación de Badajoz, el Ayuntamiento de Mérida y la Junta de Extremadura.

Un espectáculo diferente

El comisario del festival, Francisco Fernández, considera que el nivel artístico de esta edición es extraordinario, pero no es comparativamente mejor o peor que los espectáculos de programas anteriores. "Este es completamente diferente".

Los festivales de teatro clásico de Mérida tienen una gran tradición y gozan de un bien ganado prestigio que traspasa las fronteras regionales, recogiendo cada año a un numeroso y adicto público de fuera de Extremadura. La grandiosidad del espacio escénico del teatro romano de Mérida, donde tienen lugar las representaciones, impone una gran capacidad de imaginación a los directores, quienes hasta ahora, restando escasas excepciones, han conseguido resonantes éxitos por sus espectaculares montajes. José Tamayo, por su frecuente participación y Antonio Corencia, que dirigió Lisistrata de Martínez Mediero, son dos de los directores recordados en el certamen.

Precisamente el autor teatral extremeño, Martínez Mediero, ha reconocido el atractivo que presenta este programa del festival de teatro clásico. Mediero siente interés por el montaje de El mito de Edipo rey, dirigido por el griego Stavros Doufexis y lamenta que este año el patronato del festival no haya incluido ninguna obra de autor extremeño, experiencia iniciada hace dos años y que vuelve a romperse ahora por las especiales características de algunos regidores del certamen y por la cerrada mentalidad de algún sector representante de la cultura extremeña, que se escandalizan con los brotes de renovación y frescura que quieren introducirse en el festival de Mérida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de julio de 1982