Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal recurre contra toda la sentencia del 23-F, excepto las penas de Milans y Tejero

El fiscal togado de la causa por el fallido golpe de Estado del 23 de febrero del pasado año presentó ayer recurso de casación ante la sala segunda del Tribunal Supremo, contra la totalidad de la sentencia dictada el pasado jueves por el Consejo Supremo de Justicia Militar, a excepción de las penas de treinta años impuestas al teniente general Jaime Milans del Bosch y al teniente coronel Antonio Tejero. El recurso ha sido impuesto solamente por infraccion de ley y no por quebrantamiento de forma. El escrito va encabezado por una frase en la que se hace mención explícita a que el recurso ha sido interpuesto en virtud de las instrucciones emanadas del Gobierno.Paralelamente a la postura del fiscal, a última hora de la tarde de ayer estaban presentados la totalidad de los recursos por parte de los defensores de los procesados.

Los recursos de casación presentados corresponden a los generales Milans del Bosch, Armada y Torres Rojas, coroneles Manchado, San Martín e Ibáñez, teniente coronel Tejero, comandante Pardo y capitanes Muñecas y Abad.

El alegato del fiscal para la presentación de su escrito se ampara en el párrafo 1º del artículo 849 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que es el que entiende de las infracciones de ley para el efecto de que pueda interponerse el recurso de casación. Indica este artículo que esto ocurre "cuando, dados los hechos que se declaren probados en las resoluciones comprendidas en los dos artículos anteriores, se hubiere infringido un precepto penal de carácter sustantivo u otra norma jurídica del mismo carácter que deba ser observada en la aplicación de la ley penal".

Distinta, sin embargo, es la situación de los militares que quedaron absueltos (comandante José Luis Cortina, capitanes Juan Batista y Francisco Ignacio Román y tenientes Vicente Carricondo, César Alvarez, Francisco Núñez, Pedro Izquierdo, Vicente Ramos, Santiago Vecino, Manuel Boza y Jesús Alonso), que hasta que no se dicte sentencia firme continuarán en situación de disponibles forzosos sin expectativas de destino. La sentencia no se ha, hecho aún firme debido a los recursos presentados, por lo que, caso de que se acepten, el nuevo proceso que se abra podría durar entre seis y ocho meses.

Los oficiales absueltos podrán desarrollar durante todo este tiempo una vida normal, ajena al servicio militar, sin obligación de vestir el uniforme castrense, ya que no están asignados a. ninguna unidad concreta de las Fuerzas Armadas. Una vez al mes deberán presentarse para la correspondiente revista y otra para recibir sus haberes, ambas o ante el Gobierno Militar de Madrid, caso de los que pertenezcan al Ejército de Tierra, o ante la Dirección General de la Guardia Civil, caso de los que sean de este Instituto. Estos militares, al día siguiente de notificárseles la sentencia, se presentaron ante sus superiores, quienes les comunicaron la nueva situación, de la que dio cuenta, el Diario Oficial del Ejército del pasado viernes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de junio de 1982

Más información

  • Todos los recursos de la defensa quedaron presentados ayer