Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La invasión israelí del Líbano

20.000 soldados israelíes invaden Líbano por tierra y mar

El Ejército de Israel desencadenó ayer por tierra, mar y aire una ofensiva de gran envergadura contra las posiciones palestinas en el sur de Líbano y, por primera vez desde 1978, cruzó masivamente la frontera penetrando en territorio libanés hasta mas allá del río Litani, lo que no se atrevió a hacer hace cuatro años.

Horas después de que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas pidiese el cese de las hostilidades, un total de 20.000 soldados israelíes, según fuentes palestinas y de las Naciones Unidas, procedentes de la franja controlada por el comandante libanés disidente Saad Haddad y divididos en tres columnas integradas en total por mas de 200 carros de combate y otros tantos vehículos blindados, se dirigían hacia al norte.El ataque generalizado contra Líbano es la mayor operación militar israelí en esta región. Su envergadura y alcance parecen superar a la invasión de marzo de 1978, cuando las tropas israelíes ocuparon la zona hasta el río Litani y permanecieron allí tres meses hasta su sustitución por las fuerzas de la ONU.

Más de 48 horas de intensos bombardeos aéreos israelíes sobre todo el sur de Líbano, en los que murieron 460 personas, según la policía libanesa, precedieron este ataque hebreo que fue acompañado por incursiones de la Fuerza Aérea judía para facilicitar la progresión de la Infantería.

Paralelamente, soldados embarcados en lanchas patrulleras israelíes desembarcaban en varias localidades del sur de Líbano -Tiro y al sur de Sidón- mientras comandos helitransportados hebreos intentaban desarticular las líneas defensivas palestinas.

Refuerzos israelíes

Por último, la Fuerza Interina de las Naciones Unidas en Líbano (FINUL) señalaba concentraciones de tropas israelíes dispuestas a intervenir en Líbano en la región israelí de Marjayoun, en el norte de Galilea.

Concretamente, la fuerza invasora israelí intenta cercar la localidad de Nabatieh, principal urbe de la región central del sur de Líbano, tomar el castillo de Beaufort, plaza fuerte palestina en la misma zona y el puente de Qaaqaiye que enlaza estos dos lugares con el sur del litoral.

En Tiro, principal ciudad del litoral del sur de Líbano junto con Sidón, soldados israelíes desembarcados en la playa de Rachidiyeh luchaban en las calles para el control de la aglomeración urbana contra milicianos palestinos del Frente Democrático de Liberación de Palestina (FDLP).

Dos pequeñas localidades situadas entre Tiro y Nabatieh, Ansar y Zrariye, fueron ocupadas por tropas israelíes helitransportadas, indicaron fuentes libanesas y palestinas.

Fuentes oficiosas palestinas precisaron que las bajas israelíes en las doce primeras horas de combate ascendían a 200 hombres y que dos helicópteros hebreos habían sido derribados y una docena de carros de combate destruidos.

El portavoz de las fuerzas de la ONU, Samir Sambar, precisó, por su parte, que los "cascos azules" de la FINUL consiguieron bloquear al ejército israelí en Chebaa y Kfarcouba, localidades libanesas situadas a escasos kilómetros de la frontera israelí. Otras fuentes aseguran que se produjeron choques armados entre los invasores y fuerzas de las Naciones Unidas al sur de Tiro.

Tropas sirias

Para hacer frente a la invasión israelí, dos brigadas blindadas sirias se dirigían ayer al norte de Nabatieh mientras los 26.000 hombres de la Fuerza Arabe de Disuasión (FAD), integrada por soldados sirios, fueron puestos en estado de alerta. Siria estaba, por otra parte, concentrando tropas en torno al puesto fronterizo de Masnaa, situado en territorio sirio, pero cerca de Líbano.

El primer ministro sirio, Abdel Raouf al Kassm, había declarado el sábado que Siria "pondrá todo su potencial al lado de sus hermanos libaneses para hacer frente a la agresión desencadenada contra Líbano".

Antes del inicio de la ofensiva terrestre, la Fuerza Aérea israelí reanudó ayer a las seis de la mañana, por tercer día consecutivo, sus incursiones en el espacio aéreo libanés resultando derribado, por primera vez desde 1974, uno de sus aviones y siendo apresado su piloto, según informaciones concordantes procedentes de Beirut y Jerusalén.

Poco después, la agencia de Prensa siria Sana anunció que la artillería antiaérea de Damasco había derribado un avión de reconocimiento israelí sin piloto que sobrevolaba las posiciones en Líbano de la Fuerza Arabe de Disuasión, integrada por soldados sirios.

Réplica palestina

El Consejo Militar de la Revolución Palestina, reunido en sesión de urgencia, decidió a mediodía de ayer, ante la intensificación de los bombardeos aéreos israelíes y antes de que se iniciase la invasión terrestre, "replicar rápidamente" según declaró Abu Jihad, comandante en jefe de la rama militar de Al Fatah, principal organización palestina.

La artillería palestina de largo alcance, concentrada sobre todo en la región de Nabatieh y del castillo de Beaufort, bombardeó ayer intensamente el norte de Galilea, cuya población tuvo que permanecer en los refugios.

A mediodía de ayer, la radio israelí señalaba que el teléfono y el télex estaba interrumpido con el norte de Israel a causa, probablemente, del corte de las líneas por los bombardeos.

En Beirut, en un ambiente de gran tensión y preocupación, la Embajada de Estados Unidos anunció ayer que tenía la intención de reducir provisionalmente el número de sus diplomáticos acreditados en la capital libanesa. Cerca de la mitad de los funcionarios estadounidenses y, sus familias van a abandonar Líbano.

Miles de personas procedentes del sur circulaban ayer por las carreteras que conducen a Beirut. La progresión de los refugiados civiles, que se cruzaban con convoys militares, era lenta ya que gran parte de la red de comunicaciones había sido destruida por la aviación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de junio de 1982

Más información

  • La envergadura de la ofensiva hebrea no tiene precedentes desde 1978