Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Sentencia por la rebelión militar del 23-F

Absueltos un comandante, dos capitanes y los ocho tenientes de la Guardia Civil

De los once procesados absueltos -un comandante, dos capitanes y ocho tenientes- el caso más importante es el del comandante José Luis Cortina Prieto, del Centro Superior de Información de la Defensa (CESID), a quien el fiscal acusaba de ser el enlace entre el general Armada y el teniente coronel Tejero, y de haber señalado la fecha del 23 de febrero para el asalto al Congreso, por lo que pedía para él una pena de doce años de prisión. También son absueltos los capitanes Juan Bautista González y Francisco Ignacio Román, este de la Guardia civil, así como todos los tenientes de este cuerpo procesados.

En sus conclusiones definitivas el fiscal sostuvo que Cortina se entrevistó con Tejero en la madrugada del 21 de febrero, por mediación del capitán Gómez Iglesias -que sí ha sido condenado-, quien también estaba destinado en el CESID y lo llevó a la cita en su propio coche. Siempre según la acusación, la reunión de Tejero y Cortina se celebró en el domicilio de éste, un piso de la calle Biarritz, del barrio del Parque de las Avenidas. El fin fundamental era comunciar a Tejero que debía ponerse en contacto con Armada, y que obtendría del CESID los medios necesarios, qué le serían facilitados a través de Gómez Iglesias.En la entrevista, el comandante del CESID se habría presentado a Tejero como perteneciente al staff del general Armada y hombre de su confianza, dijo que conocía al dedillo la operación proyectada, y que el mando de la operación era bicéfalo, aunque Armada tenía más mando que Milans. Le indicó también a Tejero que tras el asalto al Congreso llegaría una autoridad militar que hablaría a los diputados, y sería relevada la fuerza de la Guardia Civil. Finalmente, fijó la fecha del asalto: el 23 de febrero, cuando se estuviera celebrando la sesión de investidura de Leopoldo Calvo Sotelo. Cortina negó siempre que esta reunión se hubiera celebrado.

El mismo día, sobre las nueve de la noche, Tejero y Cortina, después de encontrarse en la cafetería del hotel Cuzco, se dirigieron a un piso de la calle Pintor Juan Gris, número 5, donde se habrían reunido con el general Armada, para que este diese las últimas instrucciones.

En el piso de Pintor Juan Gris estaba un estudio jurídico, algunos de cuyos titulares estuvieron vinculados con la empresa de Asesoramiento, Seguridad y Protección, S. A (ASEPROSA), de la que entonces era presidente Antonio Cortina, hermano del comandante procesado.

El fiscal sostuvo la culpabilidad de Cortina porque, si bien éste la negaba, quedaba probada por las declaraciones de quienes con él participaron en los hechos. La acusación indicaba, respecto a la primera reunión con Tejero, en la casa de Cortina, que el teniente coronel de la Guardia Civil recordaba demasiados detalles del domicilio como para que sus manifestaciones fueran falsas. Tampoco Tejero podría haber adivinado que el hotel Cuzco era lugar habítual de citas del CESID.

Batista y 'La Voz de Madrid'

El capitán Juan Batista González, de la División Acorazada Brunete (DAC), entró en la emisora de radio La Voz de Madrid, por dos veces, durante la noche del 23 al 24 de febrero, estando ocupado el Congreso. Siempre según la acusación, el capitán Batista, que era conocido en los medios de comunicación social por haber estado destinado en la oficina de Prensa de Defensa, salió de la DAC con veinte soldados para ocupar la emisora. Esta misión se le había asignado en el cuartel general de la división, dado que dijo que era amigo del jefe de programas de La Voz de Madnd

En la emisora permaneció veinte minutos, y regresó a la DAC tras la orden de acuartelamiento. De madrugada, y por orden de Pardo Zancada, vuelve a la emisora con el capitán Dusmet -que ha sido condenado a dos años-, quien le entrega el manifiesto redactado por Pardo Zancada yTejero para justificar el asalto al Congreso. El jefe de la emisora gana tiempo diciendo que están conectados con Radio Nacional, y el mensaje llega al director de la Seguridad del Estado, que prohibe su difusión. A las 4.30 horas del día 24 volvió a la DAC. El fiscal pidió para él tres años de prisión.

El resto de los absueltos son oficiales de la Guardia Civil que, de una u otra forma, estuvieron relacionados con el hecho mismo del asalto al Congreso. El capitán Francisco Ignacio Román estaba en la Academia de Tráfico el día 23 de febrero. Sobre las 17.30 horas, al ver que salían del garaje autobuses con miembros del instituto, se subió al último de ellos. Al llegar a junto a las Cortes, y sin orden alguna, comenzó a formar un córdón de seguridad en las proximidades del edificio. Poco después fue arrestado por el director general del Cuerpo.

Finalmente, han sido absueltos los tenientes de la Guardia civil Manuel Boza, Vicente Ramos, Pedro Izquierdo, Santiago Vecinos, César Alvarez, Vicente Carricondo, Jesús Alonso y Jesús Nuñez. Los cuatro primeros se reunieron con el capitán Abad en el despacho de éste del Parque de Automovilismo. Abad les explicó la operación. Como tuvieran dudas, fueron al despacho del coronel Manchado, donde se encontraba tmabién Tejero, que les dió explicaciones más amplias. Todos ellos fueron al Congreso.

Alvarez, Carricondo y Alonso acompañaron al capitán Muñecas desde la comandancia de Valdemoro. Jesús Nuñez, por último, era profesor en la Academia de Tráfico y subió a los autobuses por orden de varios capitanes. Según las fotografias, Boza y Ramos participaron en el incidente con el teníente general Gutiérrez Mellado, pero esto no se acreditó en las pruebas practicadas. Para Carricondo y Alonso el fiscal pedía dos años, y tres y un día para los restantes, excepto Alvarez, para quien se pedía cuatro años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de junio de 1982

Más información

  • Cortina, libre de culpa, fue acusado de hacer de enlace entre Armada y Tejero