El conflicto anglo-argentino

Las diferencias británico-argentinas

El libro blanco sobre las últimas propuestas británicas y la respuesta argentina, publicado ayer en Londres, muestra que quedaban sustanciosos puntos de diferencia entre los dos Gobiernos.El libro blanco, que incluye el texto británico presentado el lunes al secretario general de las Naciones Unidas y lo que Londres considera ser la postura argentina, es el informe más detallado sobre las negociaciones presentado hasta la fecha:

1. Cobertura del acuerdo. Londres quería que cubriera las islas Malvinas. Buenos Aires exigía que también entraran en él las Georgias del Sur y Sandwich, una propuesta inaceptable para Londres, que considera que su título de soberanía sobre estas islas es diferente del de las Malvinas.

Más información
Buenos Aires arremete contra la intransigencia británica

2. Alto el fuego. Hubiera entrado en vigor veinticuatro horas después de firmado el acuerdo.

3. Retirada de tropas y fuerzas. La retirada de las tropas de ambas p artes hubiera comenzado inmediatamente después de la entrada en vigor del alto el fuego. Londres exigía que la retirada fuera completada en catorce dias. La retirada habría estado verificada por las Naciones Unidas, con la ayuda de aviones de vigilancia de terceros países.

Argentina, según la versión británica, quería una retirada en treinta dias. Esta propuesta no es aceptada por Londres, pues situaría a sus fuerzas mucho más lejos de las Malvinas que las argentinas.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

4. Administración interina. Londres y Buenos Aires hubieran promovido una resolución conjunta en las Naciones Unidas, cuyo secretario general hubiera nombrado un administrador de las islas Malvinas por un período provisional. Este administrador hubiera ejercido su labor en consulta con los concejos ejecutivo y legislativo de las islas, democráticamente elegidos. Buenos Aires, según la versión británica, quiere que la administración provisional de las islas sea responsabilidad exclusiva de las Naciones Unidas. El administrador nombraría un igual número de asesores entre la población argentina y la población de origen británico. Junto a la bandera de las Naciones Unidas hubieran ondeado en las islas las de Argentina y el Reino Unido.

5. Soberanía. El Reino Unido no duda de su soberanía de las islas Malvinas, pero el Gobierno británico estaba dispuesto a incluir esta cuestión en las negociaciones a largo plazo, "cuyo resultado no podría ser prejuzgado". Argentina, según Londres, no había aceptado incluir una frase similar en este sentido.

6. Negociaciones a largo plazo. Se celebrarían bajo los auspicios del secretario general de la ONU, con la meta de que se completaran antes del 31 de diciembre de 1982.

Argentina, según Londres, no acepta que esta fecha sea únicamente una meta, que querría que sirviera también de límite temporal a la Administración provisional.

7. Otras medidas. Veinticuatro horas después de la firma del acuerdo se hubieran levantado las zonas de exclusión y las medidas económicas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS