Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Espectacular despliegue policial en el País Vasco en previsión de posibles atentados terroristas

El espectacular despliegue policial que se observa en las capitales vascas desde principio de la presente semana, forma parte de un plan preventivo antiterrorista, que ha sido activado ante el inminente cumplimiento del plazo concedido por ETA Militar a las Fuerzas de Seguridad del Estado para que éstas abandonen Euskadi, plazo que expira este domingo día 16.

Las medidas de prevención antiterrorista se han hecho extensivas, más discretamente, a Madrid y a Barcelona, blancos potenciales,de los terroristas que estarían planeando algún atentado coincidiendo con el final de su ultimatum de un al Estado para que las fuerzas de Seguridad abandonen el País Vasco.De otro lado, el Ejército no interviene en este plan de prevención antiterrorista en el País Vasco, segun ínforma desde San Sebastián José Luis Barbería, citando fuentes solventes, con lo que se desvanecen los rumores que apuntaban tal posibilidad en la mañana de ayer, motivados en buena medida por la presencia de una patrulla militar en uno de los puntos estratégicos de Bilbao. Los militares, según estas fuentes, se limitarári a reforzar sus propias instalaciones. El plan policial puesto en marcha, que es extensivo a las cuatro capitales vascas, pretende cubrir los puntos vitales de las ciudades en previsión de posibles atentados y, cara a evitar la huida de un hipotético comando terrorista.

Las patrullas policiales modifican continuamente sus puntos de vigilancia, labor en la que colaboran compañías de reserva de la Policía Nacional, destinadas en Euskadi, y que permanecen habitualmente acuarteladas. Policías de paisano, en coches camuflados, completarán esta red policial, que va a ser dirigida por un puesto de mando permanente encargado de la función de coordinación.

El plan concede, por otra parte, una importancia especial al servicio de vigilancia asignado a los helicópteros policiales, que sobrevuelan los últimos días la geografía vasca. Tanto los gobernadores civiles como los altos mandos policiales permanecerán las veinticuatro horas del día en sus provincias respectivas para hacer frente a cualquier eventualidad y en tanto no sean modificadas las prevenciones del Mando Unico de la Lucha Contraterrorista (MULC),

ETA Militar, por otra parte, se ha reafirmado en su decisión de mantener el plazo anunciado al Gobiemo para la evacuación de cuarteles, casas cuarteles y comisarías por parte de los miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado y sus familiares en el comunicdo emitido el pasado día 6, en el que reivindicaba los atentadós mortales contra el director del proyecto Lemóniz y del guardia civil Antonio Fernández, hecho que tuvo lugar en Ondárroa.

Al reivindicar el pasado 16 de abril el fallido atentado con lanzagranadas contra un autobús militar en Barcelona, la organización terrorista "concedía al Gobierno español" un mes para proceder al desalojo de los miembros y familias de las fuerzas de la Guardia Civil, Policía Armada y Cuerpo General de Policía acantonados en cuarteles, casas-cuarteles y comisarias de Euskadi "y su definitiva retirada del territorio vasco".

Al término de ese plazo de un mes, que se cumple el día 16, ETAm añadía que dichos enclaves serían considerados como "objetivos militares de primer orden y por tanto blanco selectivo de nuestras intervenciones armadas". En ese*mismo comunicado los etarras recalcaban la necesidad de que los familiares de los miembros de la FOP abandonaran cuanto antes sus viviendas "para evitar desgracias irreparables".

De otra parte, ETAm se responsabilizó ayer, en un comunicado, del atentado perpetrado en la madrugada del miércoles contra una torre de conducción eléctrica en San Sebastián, y que afectó a unas 60.000 personas de aquella ciudad y sus alrededores, durante varias horas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de mayo de 1982

Más información

  • El domingo acaba el ultimátum amenazador de ETA Militar