Malvinas: la diplomacia intenta ganar tiempo a la guerra

Washington predice una inminente invasión del archipiélago si no se retiran rápidamente las tropas argentinas

Según comentarios de un alto funcionario del Departamento de Estado norteamericano a propósito de la crisis de las Malvinas, "si no hay una rápida retirada de las tropas argentinas, el Reino Unido invadirá las islas". En caso de nuevas operaciones bélicas, Washington podría apoyar militarmente a las fuerzas británicas con el abastecimiento aéreo en combustible a los aviones ingleses. Entre tanto, en Nueva York, el secretario general de la ONU, Javier Pérez de Cuéllar, conversó con los representantes de los Gobiernos de Londres y Buenos Aires, urgiendo una solución negociada.Pérez de Cuéllar intenta que británicos y argentinos se reúnan en torno a la mesa de negociaciones, y discutan un plan de seis puntos (retirada conjunta de fuerzas, instalación de una administración provisionas de la ONU, fin de sanciones económicas e inicio de negociaciones), que tiene la virtud de olvidar el fondo del litigio: la soberanía de las islas Malvinas.

Enrique Ros, subsecretario argentino de Asuntos Exteriores, se limitó a repetir los puntos de vista de su Gobierno, incluyendo el derecho histórico de soberanía argentina sobre las islas. Capítulo que hizo naufragar el plan de paz peruano-norteamericano y condiciona al propuesto ahora por el secretario general de la ONU. Por su parte, el embajador británico, sir Anthony Parsons, informó de las nuevas medidas de presión militar británica, al considerar zona de guerra la totalidad de las aguas costeras argentinas a partir de las doce millas.

"El Reino Unido está dispuesto a aceptar las propuestas, pero, desafortunadamente, Argentina no", dijo el portavoz del Departamento de Estado. En claro apoyo a las tesis británicas, la Administración Reagan repitió que "está dispuesta a aceptar el precio" de la solidaridad con los británicos, porque, dicen en Washington, se trata de un asunto de "principios" el rehusar la utilización de la fuerza para reivindicaciones territoriales, de considerable peligro al existir varios casos de litigios territoriales en América Latina.

En el plano militar, no hay confirmación oficial en EEUU, pero sí muchos rumores del posible apoyo a la aviación británica con aviones-cisterna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 08 de mayo de 1982.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50