Se agudiza el conflicto sobre las Malvinas

La confrontación entre el Reino Unido y Argentina en torno a las islas Malvinas pareció intensificarse ayer con informes provenientes de ambos países sobre el envío de refuerzos navales a aquella zona del Atlántico sur. Según la BBC, un grupo de buques británicos se está disponiendo a partir hacia las Malvinas, y un submarino de propulsión nuclear, el Superb salió el jueves, sin armas nucleares, de la base de Gibraltar con ese mismo destino.Con su tradicional silencio sobre los movimientos de sus fuerzas, el Ministerio de Defensa británico no negó ni confirmó ayer estas informaciones.

Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores sefíaló ayer que los contactos con el Gobierno argentino se prosiguen "al nivel adecuado" para intentar resolver esta crisis provocada por el desembarco ilegal, el 19 de marzo, de una docena de argentinos en Georgia del Sur, dependencia de la colonia británica de las islas Malvinas.

Según informaciones recogidas por la Prensa británica, un buque británico de reavituallamiento habría salido el martes con destino a las Malvinas, lo que constituye un primer paso necesario para poder mandar posteriormente una escuadra.

El destructor Exeter, desde Belice, y dos fragatas británicas -una de ellas desde la colonia británica de Gibraltar- estarían a punto de zarpar o lo habrían hecho ya hacia Georgia del Sur. Los argentinos, por su parte, habrían movilizado sus unidades navales en la zona, incluido un portaviones.

Los medios oficiales británicos están ansiosos por hacer gala de firmeza, pero no de agresividad, ante el conflicto que, según un editorial de ayer en el diario independiente The Guardian, tiene "rmichos aspectos ridículos".

La actitud de:¡ Gobierno argentino en apoyo de sus ciudadanos, que habían clesembarcado en Georgia del Sur, es interpretada en Londres como una maniobra para aglutinar la opinión pública argentina en torno a un problema de política exterior.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

La oposición laborista ha aprovechado la ocasión para criticar la política de recortes de la Marina británica y el costoso nuevo programa de subrriarinos estratégicos nucleares Trident

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS