Pocas novedades en el congreso de fotografía

A caballo entre lo artístico, lo técnico y lo comercial, con más dosis de esto último, se está desarrollando en el hotel Eurobuilding de Madrid el V Congreso Internacional de Fotografía, organizado por las revistas del sector Flash-Foto y Foto-Ventas. La iniciativa ha encontrado en Madrid un terreno abonado, a falta de certámenes semioficiales similares al clásico Sonimag de Barcelona.Este año no concurrirán figuras de la talla de Sam Haskins, David Hamilton o John Thornton, presentes en pasadas ediciones, pero sí se anuncia para hoy la asistencia de la fotógrafa húngara afincada en Suiza Suzan Farkas, quien, a las 12.30 horas, hará una exhibición pública de sus quehaceres fotográficos, y la de Fernande Kuypers, quien abordará el tema Retrato de niños también de una manera práctica.

En el campo de la comunicación publicitaria, el catalán Jeroni Vives hablará sobre el tema teórico-práctico: ¿Cómo utilizar el video en la fotografía?

Aunque se echa de menos en el plano técnico la presencia de avances indudables, como la Mavica de Sony, destacaríamos para el aficionado tres puntos de interés: la cámara Canon AL-1, con enfoque controlado por el visor de manera electrónica; la Pentax ME-F, con características similares, y los nuevos productos Cibachrome para pasar diapositivas a papel.

Esta última marca ha sacado al mercado además un sofisticado sistema Copy, algo así como una fotocopiadora de lujo para color y que, si no fuera por el precio, serviría como increíble soporte para los amantes del fotomontaje.

También se echa en falta, qué duda cabe, una vertiente algo más culta en este tipo de certámenes. Giséle Freund defiende que la fotografía, desde los tiempos de Niepce y Daguerre hasta nuestras fechas, se ha convertido en un poderoso medio de compartir imágenes, de archivar historia, de comunicar ideas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de febrero de 1982.