El general Armada niega las acusaciones del general Milans del Bosch

El general de división Alfonso Armada, uno de los supuestos jefes de la conspiración que llevó al intento de golpe de Estado del 23 de febrero del año pasado, negó en un careo con el otro presunto cabecilla de la intentona, teniente general Jaime Milans del Bosch, toda participación en los actos de preparación del pronunciamiento. Las disensiones entre ambos generales quedaron ayer de manifiesto durante la lectura de parte del sumario, en la primera sesión del consejo de guerra que se sigue contra los 33 implicados -32 militares y un civil, Juan García Carrés- en los hechos del 23-F, calificados por el fiscal como un delito de rebelión militar.

Más información
Los argumentos de la defensa
Un posible incidente de nulidad
Block de notas del proceso
La alerta de la operación Diana

El consejo de guerra, que preside el Consejo Supremo de Justicia Militar, comenzó a las 10.07 de ayer en las instalaciones preparadas al efecto en el Servicio Geográfico del Ejército, a unos diez kilómetros del centro de Madrid. Estaban presentes en la sala todos los acusados menos; el civil Juan García Carrés, dirigente de los antiguos sindicatos verticales, que se encuentra internado en la clínica Covesa de Madrid por motivos de salud. Ninguno de los defensores presentó en esta primera sesión del consejo de guerra -que concluyó minutos antes de las seis de la tarde- ningún incidente previo sobre la posible nulidad de las actuaciones por la ausencia en el juicio de uno de los procesados.El máximo interés de la jornada se centró en la lectura que hicieron los relatores, a petición del fiscal, del careo efectuado ante el juez por dos de los implicados en el proceso, teniente general Milans del Bosch y general de división Armada. En dicho careo, este último negó haber mantenido con el primero dos conversaciones el 21 de febrero del año pasado sobre el plan de ocupación del Congreso de los Diputados dos días después. Milans del Bosch declaró que Armada tenía "flaca memoria" cuando éste negó que, además de las conversaciones citadas, se hubieran producido otras dos entre ambos generales el 10 de enero. Milans dijo a Armada que, si trataba de encubrir a los Reyes, que lo confesara, a lo que el último respondió que no trataba de encubrir al Rey ni a nadie.

El general Armada, que a partir de esta primera sesión parece haber arrebatado el protagonismo del proceso a los más conocidos Milans del Bosch y Tejero, negó también haber estado en una reunión, dos días antes de la intentona, con el teniente coronel de la Guardia Civil que dirigió el asalto al Congreso y con el comandante Cortina. Los dos supuestos cabecillas del golpe tampoco se pusieron de acuerdo sobre la eventual formación de un Gobierno presidido por un militar. Mientras que Milans asegura que la idea le fue propuesta por Armada y que todos los capitanes generales a los que consultó, excepto el de Canarias, se mostraron de acuerdo con ella, Armada afirma que fue Milans quien le propuso la fórmula, "para evitar la desunión del Ejército".

El juicio se reanudará hoy, a las diez de la mañana, con la continuación de la lectura de parte del sumario.

Páginas 13 a 18Mas información en

última página

En el dibujo se reproduce la colocaión en la sala de los procesados en el juicio del 23-F, aparece en primer término el teniente general Jaime Milans del Bosch, seguido de los generales de división Alfónso Armada y Luis Torres Rojas
En el dibujo se reproduce la colocaión en la sala de los procesados en el juicio del 23-F, aparece en primer término el teniente general Jaime Milans del Bosch, seguido de los generales de división Alfónso Armada y Luis Torres RojasRAUL CANCIO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS