Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda perderá 150.000 millones si no instala el control informático

El Ministerio de Hacienda dejará de recaudar unos 150.000 millones de pesetas este año si antes del próximo mes de abril no tiene instalado y en funcionamiento el sistema informático para gestionar los impuestos, según fuentes solventes del propio departamento. El concurso para la concesión de los equipos precisos fue declarado desierto y está en estudio la adjudicación directa con carácter de urgencia a un grupo combinado de Secoinsa e IBM (véase EL PAÍS, 19 y 20 de enero de 1982).La cifra de pérdidas por no recaudación ha sido barajada por los técnicos del centro de proceso de datos del ministerio y, en especial, por su director, Otilio Fernández, quien no se comprometió a garantizar la correcta gestión de los impuestos si los equipos informáticos se adjudicaban al conjunto Secoinsa-Univac en lugar de a IBM.

En este sentido, el citado ministerio señaló ayer en una nota que el concurso había sido declarado desierto, "toda vez que ninguna de las dos ofertas permite, en la forma en que habían sido presentadas, acometer de modo inmediato las acciones necesarias que garanticen la gestión tributaria". Asimismo informa que, en los próximos días, se propone encontrar "una solución que permita salvaguardar los inaplazables intereses del Tesoro y de la justicia fiscal, al tiempo que presta el mayor apoyo posible a la industria informática nacional". Finalmente, se contratará un sistema conjunto que "asegure los resultados previstos en el programa de acción tributaria ( ... ) y que supondrá un encargo de equipos por importe de más de mil millones de pesetas a Secoinsa".

Por otra parte, el grupo parlamentarlo socialista solicitará la comparecencia ante la comision correspondiente del Congreso de los Diputados del ministro de Hacienda, Jaime García Añoveros, y del director del centro de proceso de datos, Otilio Fernández, para dar cuentas de las "graves razones" que justifican que la mesa de contratación del Ministerio haya declarado desierto el concurso de adjudicación de los equipos de informática fiscal en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de enero de 1982