Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PAIS VASCO

38 perros, muertos a tiros por orden del Ayuntamiento de Basauri

Treinta y ocho perros fueron sacrificados a tiros a finales de la semana pasada en la localidad de Basauri, a ocho kilómetros de Bilbao, por orden de la comisión municipal de gobierno, tras el informe emitido por el veterinario de la localidad, en el sentido de que los perros eran peligrosos y debían ser sacrificados.Los perros eran cuidados por una vecina, Begoña, que llegó a tener 228 canes, y que se fue deshaciendo de ellos por falta de medios para alimentarlos. Begoña ha manifestado que el sábado se trasladará a Madrid y se entrevistará con el abogado de la Sociedad Protectora de Animales para estudiar la interposición de una querella contra el Ayuntamiento.

La mujer que cuidaba los perros vagabundos vivía en un piso de menos de ochenta metros cuadrados, por lo que, ante la imposibilidad de mantenerlos en dicho lugar, pidió permiso al alcalde anterior para construir una rudimentaria perrera en el monte próximo, donde llegó a tener hasta 228 canes, a los que alimentaba ella misma con ayuda de una subvención municipal de 16.000 pesetas mensuales.

Tras las últimas elecciones municipales, la nueva Corporación municipal retiró la subvención, lo que obligó a Begoña a quedarse sólo con 45 perros.

El alcalde de Basauri, perteneciente al Partido Nacionalista Vasco (PNV), declaró ayer a Europa Press que el Ayuntamiento había recibido quejas de numerosos vecinos que denunciaban la peligrosidad de los perros abandonados, ya que, debido al hambre que tenían, bajaban al pueblo y atacaban a las personas. Según el alcalde, la asociación de vecinos le había enviado un comunicado en el que decía que harían responsable al Ayuntamiento de cualquier desgracia que pudiera ocurrir por la bajada de los animales en busca de comida.

El veterinario municipal hizo un informe, a petición del Ayuntamiento, en el que expuso que los perros eran peligrosos por haber contraído numerosas enfermedades, por lo que era necesario sacrificarlos. Según el alcalde, la situación era tan grave que hace una semana murieron algunos animales, que fueron posteriormente enterrados, y los otros perros, por el hambre, llegaron a desenterrar a los animales muertos y habían empezado a comérselos.

El pasado sábado, de acuerdo con la orden de matar a los perros, varios hombres con escopetas repetidoras dispararon contra los perros. La perrera fue desmantelada y quemada.

El alcalde ha dicho que se disgustó al conocer la forma en que fueron muertos los animales, «aunque ponerles una inyección a cada uno hubiera sido muy peligroso».

Al conocer la noticia de la matanza de perros, numerosas personas de varias localidades han comenzado a llamar al Ayuntamiento de Basauri para insultar e incluso amenazar de muerte al alcalde y concejales. En el montículo bajo el que se hallan enterrados los perros, un jubilado ha colocado una cruz de madera, según informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de noviembre de 1981