Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde, a su regreso de Estados Unidos, considera agotado el "caso Puerta"

El alcalde de Madrid, Enrique Tierno, que regresó ayer de su viaje de dos días a Estados Unidos, rehusó pronunciarse sobre el caso Puerta, que consideró agotado y "practicamente próximo al no comment". Tierno justiricó su negativa a efectuar la valoración política que antes de ausentarse había prometido hacer sobre el escándalo originado ante la denuncia de supuesta corrupción, alegando que su opinión es, "en cierto modo, ociosa cuando los dos partidos que gobiernan el Ayuntamiento, han decidido aceptar el informe de la comisión investigadora". El escándalo municipal, pues, parece zanjarse con la dimisión de tres concejales y el cese del delegado de Obras y Servicios Urbanos, Juan Claudio de Ramón, decretado ayer por el alcalde.

En la reunión informativa que ayer mantuvo el equípo de gobierno municipal con la Prensa, para informar de los temas que hoy serán abordados en el pleno de la Corporación, el alcalde, que horas antes había llegado a Madrid, procedente de Nueva York, explicó que durante su ausencía había dejado instrucciones escritas sobre las medidas que deberían adoptarse en el caso de que, "como en un principio se me había dicho", dimitieran ocho concejales. Estas medidas, en lo que constituye un aspecto hasta ahora inédito y rocambolesco en todo el proceso que ahora se trata de considerar, concluido, parece ser que estaban contenidas en un sobre lacrado que debería haberse abierto, mediante llamada telefónica del alcalde, si se hubiera consumado la amenaza de dimisiones en cadena.Según Tierno, la ausencia de estas dimisiones hizo innecesaria la apertura del referido sobre. Otras versiones municipales aseguran que el sobre fue abierto por el equipo de gobíerno y, no conformes sus integrantes con su contenido, acordaron silenciarlo. En algún momento, incluso, y como hecho que probaría esta versión, el Gabinete de Prensa del Ayuntamiento llegó a convocar a los periodistas para ser informados del contenido de dicho sobre, cuya existencia fue negada.

Después de justificar su silencio sobre la valoración de las medidas adoptadas en relación con el caso Puerta, el alcalde anuncíó que le habían presentado su dimisión los concejales Manuel Rodríguez Franco, Mariano López San Roman y Adolfo de Luxán, con los que hablará hoy, "pues no me gusta aceptar este tipo de decisión sin escuchar an tes las razones". El caso de Juan Claudio de Ramón, que le había presentado su dimisión a Tierno el pasado sábado, una vez hecho público el informe de la comisión investigadora, ha seguido curso distinto. Enrique Tierno firmó ayer el decreto de su cese como delegado.

De esta manera, Tierno, que se ha venido manteniendo al margen de las actuaciones municipales y del partido en relación con el caso Puerta, se ha visto relevado del compromiso adquirido con Juan Claudio de Ramón, al que le pidió el pasado sábado que congelara su intención de dimitir hasta que a su vuelta de Estados Unidos, por hoy, se hubiera formado un criterio sobre el informe de la comisión investigadora. Previamente, De Ramón le había asegurado que si como alcalde asumía dicho informe, en el que se le calificaba de irresponsable, se vería obligado a dimitir. La habilidad política de que ha hecho gala el alcalde supone un nuevo dato para el conocimiento de la personalidad del viejo profesor.

Otras de las medidas adoptadas por la Alcaldía al regreso de su titular es el nombramiento de José Barrionuevo como segundo teniente de alcalde. Para sustituir a éste en la tercera tenencia de alcaldia que hasta ahora venía desempeñando, ha sido nombrado Javier Angélina. Ambos seguirán con las mismas competencias de responsable de Seguridad y Policía Municipal, el primero de ellos, y de Obras y Servicios Urbanos, Angelina, Asimismo, Cristina Almeida, concejal comunísta, ha sido nombrada responsable de Educación, en sustitución de Alfredo Tejero, que abandonó el PCE.

La municipalización de Mercamadrid, a estudio

Además del debate político sobre la supuesta corrupción municipal que, con toda seguridad originará la intervención que el grupo centrista tiene previsto hacer en el pleno que hoy celebra la Corporación, la sesión se ocupará también de la municipalización de Mercamadrid y aprobará una moción de la Alcaldía en la que se solicita de la Administración central la gestión municipal del Metro de Madrid. También aprobará el pleno la concesión de las contratas de limpiezas cuyo expediente originó la denuncia de supuesta corrupciónEl expediente de municipalización de Mercamadrid ha originado un fuerte ataque por parte de los asentadores de pescados y de frutas que han venido negociando con la Delegación de Abastos las condiciones para su ubicación en las nuevas. instalaciones contra la persona del concejal responsable de este servicio municipal, Luis Rufilanchas, al que la asociación madrileña de la pequeña empresa ha acusado de extorsión.

Rufilanchas, en la conferencia de Prensa que ayer celebró el equipo municipal de gobierno, anunció que se querellará criminalmente contra esta asocición, CEPYME, y contra las asociaciones de minoristas de frutas y de pescados, quienes han divulgado que el responsable de Abastos del Ayuntamiento ha tratado de hacerles pagar 1.400 millones de pesetas.

Según explicó Rufilanchas, los 1.400 millones de pesetas que se reclamaban a los minoristas eran para pagar la expropiación de los terrenos sobre los que se levanta Mercamadrid, y se trataba de evitar que, al tener que financiar el dinero necesario para satisfacer dichas expropiaciones, las tarifas del mercado fueran incrementadas. Estos argumentos, según Rufilanchas, fueron expuestos a los minoristas, que llegaron a aceptar el abono de la mitad, es decir los 700 millones que en el primer informe sobre Mercamadrid suponía el importe de las expropiaciones.

De acuerdo con la versión de Rufilanchas, los minoristas no han vuelto a mantener ningún contacto con la Delegación municipal de Abastos y Mercados desde que se acordara pagar los 700 millones de pesetas, que, en realidad, suponen un adelanto de liquidez para evitar la especulación, "hasta que ayer, era la víspera del pleno, salta a la Prensa esta insidia que trata de confundir a la opinión pública y, previsiblemente, supone un nuevo intento de los empresarios de impedir la municipalizición de Mercamadrid".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de octubre de 1981

Más información