42 industriales italianos, acusados por el "escándalo del petróleo"

Los 42 industriales italianos implicados en el llamado "escándalo del petróleo" deberán responder ante los tribunales de su país por una colosal estafa que costó al erario público más de 2.300 millones de dólares (unos 230.000 millones de pesetas).Estas son las conclusiones del sumario elaborado por la fiscalía de Milán, que ha venido investigando las implicaciones y los personajes envueltos en el contrabando de productos, petrolíferos desde el pasado otoño.

El mecanismo de la estafa consistía en vender como gasóleo el fuel de consumo doméstico, que está sometido a un impuesto menor. Otras veces se vendía gasolina a precio normal extraída de reservas destinadas al consumo industrial y, como tal, exenta de impuestos.

El escándalo alcanzó su verdadera dimensión en 1980 con la detención del general retirado y ex jefe de la Guardia de Finanzas italiana (policía fiscal), Rafael Giudice. Se sospecha que Giudice encubrió las operaciones ilegales de los industriales y se encuentra en la cárcel acusado de fraude y corrupción. Junto con él terminaron en prisión más de setenta personas, mientras se ponía en entredicho la honradez del Estado italiano.

De los 42 industriales incluidos en el sumario eI más importante es Bruno Muselli, propietario de la refinería Bitumoil y considerado uno de los cerebros de la estafa. Muselli consiguió huir.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS