Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bill Coleman, gran intérprete del "jazz" clásico, será enterrado hoy en Francia

«Sin mi trompeta, ya ves, estoy perdido», dijo Bill Coleman a un amigo suyo el viernes pasado, cuando conducían al intérprete de jazz a una clínica de Toulouse, donde murió a los tres días debido a dificultades cardiacas y respiratorias (véase la segunda edición de EL PAIS de ayer). Coleman será enterrado hoy en el cementerio de Cadeillan (Francia), tras una sencilla ceremonia religiosa. Era uno de los grandes intérpretes de negro spirituals y uno de los músicos más celebrados del jazz clásico.Bill Coleman, que nunca se separaba de su trompeta, había dado el último concierto en una reunión entre amigos el pasado 25 de julio, pero tuvo que permanecer sentado durante todo el tiempo que duraron sus interpretaciones.

MÁS INFORMACIÓN

Coleman, nacido hace 77 años en el Estado norteamericano de Kentucky, estaba considerado como uno de los intérpretes clásicos de jazz más significativos. Comenzó tocando en el grupo de Louis Armstrong al principio de la década de los años veinte, y más tarde se pasó a la de Fast Waller. En 1948 Coleman se trasladó a Francia huyendo de la segregación de que eran víctimas los artistas de color en Estados Unidos.

En Francia, Coleman se aclimató a la forma de vivir de los franceses, pero nunca dejó la música de jazz, y dio numerosos recitales. Bill Coleman tenía predilección por los clásicos del negro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de agosto de 1981