David Chapman, asesino de John Lennon, condenado a cadena perpetua

Mark David Chapman, el joven norteamericano que mató al ex beatle John Lennon el pasado 8 de diciembre en Nueva York, ha sido condenado ayer a cadena perpetua. Chapman no podrá gozar de libertad provisional hasta que cumpla veinte años de prisión.El asesino de John Lennon, sobre quien disparó varios proyectiles del calibre 38 después de haberle solicitado un autógrafo, se confesó culpable el pasado 22 de junio. Chapman había sido sometido a dos series de exámenes psiquiátricos propuestos por su abogado, Jonathan Marks.

Chapman desobedeció los consejos de su abogado y dijo, entonces, que entre el 8 y el 10 de junio había oído la voz de Dios en la celda de la prisión de la isla Rikers, frente a Manhattan. Dios le ordenó aceptar, dijo, la acusación y no intentar escapar al castigo con la excusa de que había actuado presa de una locura pasajera.

Más información

El juez Dennis Edwards desestimó ayer las mociones de la defensa para que anulara la admisión de culpabilidad del acusado y ordenara nuevos exámenes psiquiátricos.

El fiscal Allen Sullivan, por el contrario, esgrimió la lista de personalidades que Chapman había confeccionado como posibles víctimas, entre ellas, Jacqueline Onassis, viuda del presidente Kennedy, como prueba de que había decidido fríamente asesinar a una personalidad famosa.

El juez permitió que la defensa presentara a psiquiatras expertos en criminología para testimoniar que su cliente es un esquizofrénico paranoico.

El doctor Daniel Schwartz, director del departamento de Psiquiatría Forense del hospital del condado de Kings, manifestó que Chapman mató a Lennon porque mentalmente había absorbido su personalidad y creyó que era el famoso músico. «Al matar a Lennon, una personalidad que él consideraba malvada, hipócrita y falsa, psicológicamente Chapman se estaba suicidando», dijo Schwartz al explicar las características esquizofrénicas y paranoicas del asesino.

Mark David Chapman se mostró imperturbable mientras habló el psiquiatra. Tenía en las manos un ejemplar de El guardián en el centeno, novela de J. D. Salinger, que llevaba consigo la noche que disparó contra Lennon.

Chapman nunca explicó coherentemente los motivos que tuvo para asesinar a sangre fría a Lennon, aparte de escribir que la novela de Salinger, la historia de un joven angustiado por el mundo de las falsedades adultas que le rodean, contiene la explicación del crimen del ex beatle.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción