Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Murió el actor asturiano José Suárez, galán del cine español de la posguerra

Falleció, a los sesenta años, en Moreda (Asturias)

En la noche de anteayer falleció en Moreda (Asturias) José Suárez, uno de los galanes del cine español del franquismo, que inició su carrera con la película Altar mayor, basada en la novela de Concha Espina, y alcanzó su cota más alta con Calle Mayor, de Juan Antonio Bardem, una película que cóntenla un trasfondo de crítica social a la vida española de entonces.

MÁS INFORMACIÓN

José Suárez nació en Trubia (Asturias) en 1919. De revisor de ferrocarril dio por casualidad el salto al cine, que se reveló como su auténtica vocación. En 1943 entró a formar parte de la nómina de galanes españoles con Altar mayor. Más tarde consiguió una cierta penetración en el cine de Italia, país en el cual llegó a trabajar con directores como Francesco Rossi.Después de participar en 58 películas reapareció sólo esporádicamente. En La trastienda, de Jorge Grau, hizo el papel de un sacerdote del Opus que convenció a un médico de la obra de la necesidad de romper sus relaciones pecaminosas con una enfermera (María José Cantudo). El ejercicio de los cargos de alcalde y jefe local del Movimiento del Ayuntamiento de Aller y una trombosis le alejaron definitivamente del cine.

Suárez vivió sus últimos años en Moreda, aislado y en unas condiciones físicas y económicas muy precarias. Sus únicos ingresos procedían de una casa que había hecho con el dinero de sus películas y de una pensión de la Mutualidad de Artistas. José Suárez se declaró siempre identificado con el régimen surgido de la guerra civil española. En una entrevista publicada en la revista Asturias Semanal el 29 de agosto de 1970 expresaba deseos contradictorios: por una parte, proyectaba la dirección de alguna película; por otra, ya comenzaba a sentir la necesidad de descansar en algún rincón de Asturias.

Aparte de las consideraciones críticas que merecieron las películas en las que actuó como intérprete principal, José Suárez será recordado por haberle dado al cine español la imagen de un galán cuya intérnacionalidad fue reconocida.

José Suárez compuso una amplia filmografía, en la que rara vez se encuentran trabajos interpretativos de gran relieve. Supo, sin embargo, realizar su trabajo con discreción. Si no disponía de un gran talento, tampoco exageró sus ambiciones. El envaramiento que muchas veces daba a sus personajes fue utilizado por los directores, ehcargándole con frecuencia papeles de inspector de policía, obligado siempre por el esquema de cine negro a una frialdad distanciadora.

Juan Arrtonio Bardem le entendió mejor, contratándole para el personaje del tímido Juan en Calle Mayor (1956), quien, obligado por sus amigotes del casino, seduce a la solterona del pueblo, con quien no debe.al final casarse. Inspirada en La señorita de Trevélez, de Carlos Arniches (que Edgar Neville ya había llevado al cine, respetando con acierto su clave sainetesca), la película de Bardem obtuvo un claro éxito internacional, que permitió a José Suárez ser conocido en ,otros países.

Italia le reclamó, ofreciéndole trabajos tan interesantes como el de Francesco Rosi en El desafío (1958), y otros de menos envergadura: Los italianos están locos, Siete hombres de oro, El magistrado... El género de aventuras (alimentado por la coproducción) le especiaflió en cierta, manera. En España continuó su tipo: Diego Corrientes, de Antonio Isasi, lo convirtió en bandolero; A tiro limpio, de Pérez Dolc, en peligroso gangster; Once pares de botas, de Rovira Beleta, en intrépido futbolista.

José Suárez, sin embargo, no alcanzó una popularidad concreta; su trabajo se repartió en películas de corte muy diverso, y quizá ello le perjudicó como estrella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de agosto de 1981