Encierro de afectados de Promocisa en una iglesia frente al Ministerio de Obras Públicas

Un grupo numeroso de afectados de Promocisa se encerraron desde las once de la mañana de ayer en la iglesia de San Juan de la Cruz, situada justo enfrente de la sede del Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo. La iniciativa del encierro se decidió como forma de protesta por el incumplimiento de la Administración, según los afectados, respecto a los compromisos de ayuda acordados con aquéllos. Una nota de Prensa hecha pública ayer por los afectados señala que el ministro, Luis Ortiz, se ha desentendido de su problema, no aporta propuesta alguna a las 3.000 familias en cuestión y no se vislumbra ninguna solución a medio plazo.La nota indica también la intención de los compradores de interponer «querellas contra los responsables de la mayor estafa inmobiliaria conocida hasta la fecha, cuyo volumen de perjuicio alcanza los 7.000 millones de pesetas».

Durante el mes pasado se ultimaron los preparativos técnicos para la presentación de las querellas y el otorgamiento de poderes a sus abogados. La nota termina afirmando que el ministro Luis Ortiz tiene la obligación de poner en marcha los medios de ayuda acordados por su antecesor en el cargo, Jesús Sancho Rof, o de arbitrar otras alternativas que permitan salir del punto muerto actual. Los encerrados esperan que el Consejo de Ministros que se reunirá mañana, lunes, arbitre alguna solución a su problema.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS