Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

El balance, Irak-Irán

En reciente carta al director de EL PAIS (véase edición de 21-6-1981), Harbi Muhammed, consejero de Prensa de la Embajada de la República de Irak, asegura que su país ha conseguido una victoria en su actual contienda con Irán e impugnaba el conjunto de un informe publicado por mí sobre la guerra. En su carta, el consejero iraquí omite que antes de redactar el informe, en cuatro ocasiones distintas, pedí a la Oficina de Información de Irak en Madrid los datos sobre los balances iraquíes respecto a la guerra, y no me fueron dados.Asegura luego que de los aproximadamente 35.000 soldados muertos, 25.000 son del bando iraní. Esta afirmación resulta explicable en un consejero de Prensa de la embajada de uno de los países en litigio, pero es inadmisible sin más para un periodista.

Dice más adelante que «todo el mundo sabe que las nueve décimas partes del total de refugiados por la guerra corresponden al bando iraní». Los efectos de los bombardeos ira.quíes sobre civiles, barrios residenciales, incluso escuelas, de Ahwaz, Dezful, Jorrainshar y Jermansah, presenciados por este periodista en estas ciudades, permiten asegurar que el éxodo civil iraní ha sido más elevado.

Establece luego que presento la conquista iraquí de Jorramshar como un pretendido cerco iraní sobre la ciudad, y me invita luego a visitar este enclave. Visité Jorramshar el 14 de octubre de 1980, fecha en la cual la radio oficial de Irak había asegurado en ocho ocasiones distintas que la ciudad estaba completamente en su poder. Crucé el río Karún y me adentré en las principales áreas capitalinas, incluida su mezquita, sin ver un solo soldado iraquí, aunque sí pude ver con otros periodistas el hostigamiento artillero constante.

En cuanto a la invitación para visitar Jorramshar, espero tener más suerte que los periodistas que cubrieron la guerra desde Irak, que fueron mayoritariamente expulsados entonces por las autoridades de Bagdad.

Subraya el consejero Muhammed que «lo cierto es que 50.000 kilómetros cuadrados de Irán están bajo el control de Irak». Esta afirmación implicaría que el área que comprende enclaves tales como Qasr-e-Shrin, Naft-e-Shah, Mehran, Dezful, Susangerd, Ahwaz, incluso Abadán y Bandar Jomeini, se hallaría bajo el completo control iraquí, lo cual no concuerda con ninguna de las informaciones solventes que se poseen. Tal vez el consejero iraquí se reflera a varios miles de kilómetros cuadrados de desierto, cuya ocupación militar no justifica la utilización de un término tan rotundo y preciso como el de victoria militar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de junio de 1981