Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Washington arma a los afganos contrarios a la invasión soviética

Estados Unidos, aliado con China, Pakistán, Arabia Saudí y Egipto, proporciona armas de tipo soviético a los rebeldes que luchan contra la presencia de la Unión Soviética en Afganistán, según informó el jueves la cadena de televisión norteamericana ABC.En su programa 20-20, la emisora señaló que la nueva alianza antisoviética para proporcionar encubiertamente armas a los rebeldes afganos se acordó, poco después de que la Unión Soviética invadió Afganistán, en enero de 1979.

La Casa Blanca declinó comentar el reportaje de la cadena. «La CIA está coordinando un vasto y complicado programa de suministro de armamentos, en el que una nueva alianza antisoviética» coopera para armas a los rebeldes en. Afganistán, aseguró el comentarista de la televisión.

Según el informe, el programa fue ordenado personalmente por el presidente Jimmy Carter y ejecutado por el entonces director de la CIA, Stansfield Turner, y el ex asesor de Seguridad Nacional Zbigniew Brzezinski.

El plan fue detallado en enero de 1980 por la CIA a un comité del Senado norteamericano que supervisa las operaciones de espionaje de Estados Unidos.

Según el reportaje de la ABC, Estados Unidos proporcionó el financiamiento inicial de veinte a treinta millones de dólares (más de 2.000 millones de pesetas), en tanto que dirigió y planificó su coordinación.

Las armas facilitadas a los rebeldes afganos, de acuerdo con la citada cadena, serían o bien de fabricación soviética o copias de las fabricadas en ese país, incluyendo el misil antiaéreo soviético SAM-7, a fin de encubrir la participación norteamericana, en el programa.

El reportaje afirmó también que Arabia Saudí proporcionó ayuda financiera adicional, Egipto entrenó a los rebeldes, China aceptó facilitar el flujo de armamentos a Afganistán y proveer misiles SAM de manejo manual y proyectiles antitanque, en tanto que Pakistán permitió la circulación de las armas a través de su territorio, a razón de dos viajes aéreos semanales.

El reportaje citó también fuentes de los servicios de espionaje norteamericano, según las cuales, «varios millares» de soldados soviéticos han padecido de hepatitis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de junio de 1981