Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los dramaturgos de todo el mundo tendrán un comité internacional que los agrupe

Hoy termina en Madrid el XIX Congreso Mundial de Teatro

El Comité de Autores que viene trabajando desde hace días dentro del XIX Congreso Mundial de Teatro, que termina hoy en Madrid, organizado por el Centro Español del Instituto Internacional del Teatro, ha presentado una moción a la asamblea general con el fin de crear un organismo internacional que reúna a todos los autores dramáticos del mundo. Este organismo cuenta desde ayer con una comisión permanente elegida en pleno por el Comité de Autores, en la que ha salido elegida España, representada por el dramaturgo Ricardo López Aranda, entre un total de nueve miembros de diferentes países.

El documento presentado por unanimidad por el Comité Permanente de Autores reunido en el XIX Congreso Mundial de Teatro ha sido creado a raíz de la aprobación del informe presentado por el presidente del Comité, el británico Arnold Wesker. A partir de él se resuelve constituir un organismo internacional con el fin de defender y promover a los autores dramáticos. También decidió este comité nombrar uno o varios investigadores para preparar un informe general detallado sobre los medios para llegar a crear una organización de tal índole.El Comité Permanente de Autores Dramáticos encarga a las delegaciones belga y francesa de examinar las posibilidades de aportar los medios económicos necesarios en la realización de este proyecto, y a la delegación española, de convocar una reunión general del Comité Permanente que examinará el informe redactado por los investigadores encargados del mismo antes de finalizar el año 1982.

Una vez aprobado el documento, el Comité de Autores de la comisión encargada de llevar a cabo este proyecto.

En la comisión se encuentra España representada por el dramaturgo Ricardo López Aranda elegido por un total de diecisiete países entre los veinte que participaron en la votación. También fueron elegidos para trabajar en dicha comisión el británico Arnold Wesker, Jean Michel Ribes de Francia; Serzy Sito, de Polonia; Ornolfur Arnason, de Islan dia; el belga Alfons van Trupe el estadounidense David Levine, la húngara Magda Laszló y el soviético Alexey Arbonzov.

El papel irracional del teatro

Uno de los seminarios cuyas discusiones han presentado mayores dificultades a los congresistas asistentes al XIX Congreso Mundial de Teatro ha sido el encargado de tratar sobre el tema El papel irracional del teatro en la sociedad. Dado el contenido del mismo, las conclusiones a las que han llegado los grupos de trabajo en torno a este tema están más cerca de conceptos filosóficos que de aspectos prácticos de los diferentes problemas del teatro en la actualidad.Huelga decir que las introducciones y las discusiones han ido por caminos muy diversos. No obstante, se ha intentado descubrir cuáles son las corrientes profundas de las mentes y se ha tratado de percibir las grandes líneas de estos debates.

La primera es que el hombre (no como su civilización occidental) no está hecho sólo de lógica, de razón y de utilitarismo. El hombre necesita y tiene derecho a ser loco e irracional de cuando en cuando. Otro participante subrayó con sobrada razón que a veces hasta la economía y la ciencia necesitan irracionalidad y fantasía para progresar en la producción, el marketing, la investigación, etcétera.

La segunda corriente que refleja la comisión es que no hay creación artística posible si no hay libertad. Y la libertad radica en lo irracional. La libertad del teatro, que constituye una libertad distinta de la política o de la estructural, es evidentemente una noción relativa, ya que siempre habrá una zona de tensión entre la creación libre y los imperativos del poder.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de junio de 1981