En 1968 se planeó un golpe de Estado en el Reino Unido

En mayo de 1968, Londres fue escenario de una conspiración para derrocar, mediante un golpe de Estado, al Gobierno de Harold Wilson, según confirmó el domingo el propio dirigente laborista. No obstante, Wilson desmintió categóricamente que lord MountIbatten de Birmania, asesinado por el IRA Provisional en 1979, formara parte del compló, según había afirmado The Sunday Times.

Harold Wilson confirmó que «una o dos personas de las altas esferas de la Prensa abordaron a lord Mountbatten para discutir un plan destinado a hacerse con la maquinaria del Gobierno», pero, añadió Wilson, Mountbatten les mandó expeditivamente a paseo.Lo único confirmado es que hubo una extraña reunión en la residencia londinense de lord Mountbatten el 8 de mayo de 1968, a la que asistieron (además del que fuera primo del príncipe Felipe de Edimburgo, almirante y virrey, de la India, sir Solly Zuckerman, principal consejero científico del Gobierno; Cecil King, entonces presidente del grupo de Prensa que publica el Dady Mirror, la International Publishing Corporation, y su adjunto Hugh Cudilipp. En esta reunión se discutió la impopularidad del Gobierno de Wilson y su posible derrocamiento, y Mountbatten preguntó qué podía hacer él personalmente. No está claro quién convocó la reunión. The Sunday Times in formó que, según la secretaria política de Wilson, ladi Falklender, el instigador fue Mountbatten, y en el compló estuvieron implica dos elementos militares. Ahora, Zuckerman afirma que la reunión fue convocada por King, mientras King señala a Mountbatten.

Según Cecil King, Mountbatten les contó las graves preocupaciones de la reina Isabel IIde Inglaterra ante el gran número de cartas que recibía quejándose del Gobierno de Wiln.

Según la autobiografía escrita por Cudlipp King le pidió a Mountbatten que sirviera como jefe de Gobierno una vez expulsado Wilson. Zuckerman en seguida alegó que eso era un acto de traición y que no quería tener nada que ver con ello. Zuckerman ratificó ayer esta versión, al tiempo que King la negaba. Este último señaló que, ante la situación en que se hallaba el país, Mountbatten pidió consejo a los presentes sobre la actitud a adoptar. King le indicó que, dadas sus conexiones con la familia real y con las fuerzas armadas, Mountbatten podría llegar a desempeñar un papel de importancia, pero como no había llegado ese momento, para King era imperativo que Mountbatten no hiciera nada.

Según The Sunday Times, el compló fue lo suficientemente grave como para que el servicio de seguridad británico, M15, lo investigara. Según este mismo periódico, el entonces jefe del M15, sir Martin Furnival Jones, habría descrito a los conspiradores como «funcionarios y militares» y como una «banda de locos», entre la que se encontraba un general de división.

Sir Martin pasó el informe al entonces ministro del Interior, James Callaghan, quien «actuó prontamente», decidiendo, sin embargo, no tomar ninguna medida ni informar a Wilson del supuesto compló. Wilson, como indican las declaraciones de él y su secretaria, debía tener sus propias fuentes de información v llegó a enterarse de lo principal del caso.

Sir Martin declaró ayer, sin embargo, que no había revelado detalles de ninguna investigación y añadió que The Sunday Times se había equivocado «en cierto número de puntos de importancia», sin precisar cuáles. Callaghan se hallaba en la India y no quiso hacer ningún comentario.

En mayo de 1968, el Reino Unido pasaba por una situación muy difícil, con una crisis monetaria internacional, tensión en Checoslovaquia... Una manifestación contra la guerra de Vietnam ante la Embajada americana en Londres se saldó con 250 detenciones. Además, el Reino Unido sufría apuros económicos y el movimiento estudiantil, especialmente con el mayo francés, comenzó a hacerse sentir en el país, con rumores incluso de una posible huelga general en el Reino Unido.

Que se hablara de un golpe de Estado parece ahora probable, aunque puede dudarse de que se hablara de ello en seno. Como los escándalos que han surgido en los últimos días, implicando a los servicios secretos (véase página 4), éste puede que no se llegue nunca a despejar de un modo satisfactorio, dado que lord Mountabatten fue asesinado en Irlanda en el verano de 1979, en un atentado de los provisionales del Ejército Republicano Irlandés (IRA). El diputado laborista Ted Leadbitter ha pedido a la primera ministra, Margaret Thatcher, una declaración sobre el tema, pero es difícil saber si así se frenarán las especulaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 30 de marzo de 1981.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50