Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Scotland Yard confirma que Ronald Biggs fue detenido en Barbados

Scotland Yard confirmó ayer, tras examen de las huellas dactilares, que el hombre que fue secuestrado en Brasil y que ahora se halla en manos de las autoridades de Barbados, es Ronald Biggs, el famoso ladrón del tren de Glasgow.La confirmación de la identidad de Biggs facilitará ahora los procedimientos formales para su extradición al Reino Unido, tras dieciséis años de vida de fugitivo. A Biggs le quedan aún por cumplir veintiocho de treinta años a los que fue condenado por un asalto a un tren en 1964 en donde él y su grupo se llevaron 2.600.000 libras.

Las autoridades de Barbados han señalado que no ven ninguna dificultad para la extradición de Biggs. El fiscal general británico, Thomas Hetherington, y Scotland Yard están discutiendo el estatuto del famoso ladrón.

Sin embargo, en Bridgetown, la capital de Barbados, los abogados de Biggs han comenzado, ya una lucha legal para impedir dicha extradición. Aunque en un principio Biggs dijera que quería volver al Reino Unido, luego indicó a la policía de Barbados que quería volver a Río de Janeiro, donde está el hijo de seis años que tuvo de la brasileña Reimunda Nascimiento de Castro, esta última reside en la actualidad en Suiza.

Hoy, en un juicio preliminar en Bridgetown, los abogados de Biggs pondrán a prueba la legalidad de la detención de Biggs en la isla por carecer de un pasaporte.

Por su parte, el organizador de su secuestro, conocido por John Miller o John McKillock declaró a algunos periodistas en Bridgetown que había sido su empresa, especializada en cuestiones de seguridad personal, la que había alquilado el barco en el que llegaron a Barbados Biggs y sus secuestradores en la madrugada del martes, añadiendo que había secuestrado a Biggs; por dinero. Sin embargo, este caso sigue aún levantando muchas incógnitas, pues se duda del papel del fugitivo en su secuestro.

Después de su detención en el Reino Unido, Biggs consiguió evadirse de la prisión donde estaba confinado en 1965, reapareciendo en Brasil cuatro años después. En tanto que padre de un niño brasileño, no le afecta la extradición, solicitada desde hace tiempo por el Reino Unido. En Barbados, sin embargo, hay un convenio de extradición entre este país y el Reino Unido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de marzo de 1981