El Ministerio de Hacienda abrió 111 expedientes por presunto delito fiscal en 1980

Un millón de personas con obligación de declarar a Hacienda no lo hizo en 1979, mientras que otros 400.000 contribuyentes «se equivocaron en operaciones aritméticas», al realizar sus declaraciones por un importe global a su favor y en contra de Hacienda de 417.726 millones de pesetas. Estos datos sobre las declaraciones de renta y patrimonio en 1979, así como el anuncio de remisión al fiscal de 111 expedientes por presunto delito fiscal, en 1980, y el de importantes modificaciones en la legislación tributaria, fue realizado ayer por el ministro de Hacienda, Jaime García Añoveros, en una doble comparecencia ante la Comisión de Hacienda del Congreso y ante los medios informativos.

García Añoveros, que facilitó a diputados y periodistas la Memoria de la Reforma Tributaria, 1980 y un análisis de los resultados de la aplicación del nuevo impuesto sobre renta de las personas físicas en 1979, sorprendió a los miembros de la Comisión de Hacienda -como así lo pusieron de manifiesto socialistas y comunistas- con una información de amplitud y profundidad desacostumbrada por parte del Gobierno.

Más de cinco millones de declaraciones

En 1979, se efectuaron un total de 5.445.553 declaraciones, de las que 362.255 no han podido ser introducidas en ordenador debido a lo defectuoso e imperfecto de su cumplimentación. Del total de las declaraciones; procesadas -5.083.298-, un 71,55% resultaron positivas, y un 28,45%, negativas. De este último porcentaje, que corresponde a una cifra global de 1.445.949 declaraciones, un 67% del mismo (968.877 declaraciones) tuvo derecho a devolución.

La evolución de declaraciones positivas ha sufrido un fuerte incremento desde 1978, en que fueron el 9,65% de las 2.836.411 presentadas, al 71,65% de los más de cinco millones de declaraciones computadas en 1979.

Errores aritméticos por más de 400.000 millones

El procesamiento informático del 93% de las declaraciones presentadas ha permitido a Hacienda la elaboración de una declaración nacional consolidada, tomando como contribuyente al «contribuyente nacional».

En la citada declaración consolidada se observa una diferencia de 587.147 millones entre la base imponíble y la suma de ingresos netos. Sobre esta diferencia, el centro de proceso de datos de Hacienda ha constatado tres tipos de errores cometidos por los contribuyentes en sus declaraciones:

1. 395.982 contribuyentes han cometido errores aritméticos a su favor, originando una diferencia de bases imponibles, en menos, de 417.726 millones.

2. 170.296 contribuyentes han cometido errores aritméticos en su contra, originando una base imponible, en más, de 87.843 millones de pesetas.

3. 182.171 contribuyentes han consignado la base imponible en clave distinta a la correspondiente, produciendo una aparente reducción de bases de 197.583 millones de pesetas.

Asimismo, 59,683 millones de pesetas han dejado de consignarse por los contribuyentes.

El 20% de los contribuyentes son solteros

Los 733.861 millones que figuran en la «declaración nacional» como cantidad total de cuota íntegra la ha obtenido Hacienda partiendo de la cuota líquida ingresada, del importe de las devoluciones, de las retenciones y pagos fraccionados, y, por último, de las deducciones de la cuota. Esta cuota íntegra nacional de 733.861 millones representa un tipo medio de gravamen del 21,11%. El importe total de las deducciones asciende a 262.971 millones, lo que supone el 35,83% de la cuota íntegra. La cuota líquida ingresada asciende a 461.990 millones (470.890 millones menos 8.900 millones de devoluciones), lo que representa un tipo medio efectivo de gravamen del 13,29%, «luego, la presión fiscal no es tan onerosa como algunos pretenden», según García Añoveros.

Del total de declaraciones, 4.052.202 (el 79,7%) corresponden a personas casadas y 1.031.096 (el 20,3%) a personas solteras o viudas. Las deducciones por matrimonio (8.500 pesetas de deducción unitaria) ascendieron en 1979 a 34.444 millones de pesetas. Las deducciones por hijos (6.000 pesetas de deducción unitaria) supusieron 36.862 millones de pesetas. El total de deducciones por circunstancias familiares (hay que añadir a las reseñadas las relativas a ascendientes, subnormales, inválidos o mutilados, y mayores de setenta años) ascendió a 75.044 millones de pesetas.

En cuanto a la deducción general, que supone 90.268 millones de pesetas, el ministro de Hacienda expresó ante la Comisión de Hacienda su creencia de que la cifra está exagerada y que en muchos casos las deducciones no han sido aplicadas por unidad familiar sino que se han deducido por cada miembro de la familia. El total de deducciones asciende a 262.971 millones de pesetas y los capítulos más importantes correspondieron a adquisición de vivienda (21.552 millones), adquisición de valores mobiliarios (8.198 millones) y a dividendos de sociedades (8.208 millones), entre otros.

García Añoveros, respondiendo a preguntas del diputado socialista Enrique Barón, manifestó que el 93% de los españoles declararon ingresos por debajo de los dos millones de pesetas y que los ingresos medios declarados se aproximan al millón de pesetas. En cuanto al millón de personas que no han presentado declaración, el ministro informó que la mayor parte corresponde a estratos de bajos niveles de ingresos, pero que no obstante se había requerido ya a unas 500.000 personas y se iba a continuar requiriendo a cuantos no han efectuado declaración y tenían obligación de hacerlo. Asimismo, García Añoveros eludió una responsabilidad directa sobre el actual régimen de estimación objetiva singular, que se encontró elaborado cuando llegó al cargo, y afirmó que la clínica Puerta de Hierro, a preguntas de Ciriaco de Vicente, no estaba obligada a retener a los médicos por atención a privados, aunque esto iba a ser modificado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 25 de marzo de 1981.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50