Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

Un incidente de fácil solución

El lunes pasado, el Rey de España vio atravesar a su país por una crisis que resultó no ser más que un golpe de Estado con tonalidad de opereta. ( ... )( ... ) El Rey, de acuerdo con su imagen de monarca moderno, y conservando la serenidad, se dirigió a los españoles, a través de la televisión, en el momento oportuno. El Ejército le obedeció, incluso el solitario teniente general que sacó los tanques a las calles de Valencia. Quizá otros militares tuvieron tentación de seguir el ejemplo de Valencia, pero el admirable Rey les disuadió. ( ... )

( ... ) Un país, con una democracia recién estrenada, después de una larga dictadura, no se une fácilmente a los deseos de un coronel con tendencia a conspirar, armado con una pistola, pero sin nadie que le respalde. (...)

( ...) La democracia española tiene todavía varias pruebas que superar, como la de unas elecciones que, probablemente, traerán a los socialistas al poder. El fracaso de un coronel con un gorro peculiar no es el final del juego. ( ... )

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de marzo de 1981