Carlos de Inglaterra contraerá matrimonio con ladi Diana Spencer

La próxima reina de Inglaterra se llamará Diana. Por fin se ha confirmado que el príncipe Carlos, heredero del trono de Inglaterra, de 32 años, y ladi Diana Spencer, de diecinueve años, contraerán matrimonio en el verano. Así lo anunció ayer un portavoz del palacio de Buckingham, poniendo punto final a las especulaciones que tantas tensiones habían creado entre cierto sector de la Prensa británica y la Casa Real.

Más información

La declaración de palacio decía: «La reina y el duque de Edimburgo anuncian, con el mayor placer, el compromiso matrimonial de su querido hijo el príncipe de Gales con ladi Diana Spencer, hija del conde de Spencer y de la honorable mrs. Shand Kydd». No se hizo pública ni la fecha ni el lugar de la boda, pero The Times, que ya había adelantado la noticia, señaló que la ceremonia se celebraría en la abadía de Westminster, en julio.El príncipe se declaró a ladi Diana hace tres semanas, mientras cenaban los dos solos en los apartamentos privados del palacio de Buckingham. Según explicó el heredero a una periodista británica acreditada ante la corte de San Jaime, mientras su futura esposa le acompañaba radiante, le pidió que se casara con él en la víspera de su partida hacia Australia (en compañía de su madre) y le dijo que lo pensara durante el viaje. La joven no dudó un momento: «iOh, pero si nunca he tenido la menor duda!», exclamó. De ladi Diana Spencer se ha dicho que de no haber existido, habría que haberla inventado.

Un amigo cercano a la familia real había comentado que «los infantes y los niños Spencer se criaron literalmente juntos », añadiendo que los Spencer eran unas de las pocas personas que podían realmente considerarse amigas de la reina Isabel.

Anteanoche, ladi Diana estuvo en palacio conversando con la reina y el duque de Edimburgo, en una pequeña ceremonia privada, donde se les unió el príncipe Carlos, que llegó en helicóptero desde el puerto de Portsmouth. El príncipe de Gales había señalado hace tiempo que «hacía los treinta» era una buena edad para el matrimonio. Se especula que la pareja se instalará en una mansión en la región de Gloucestershire, y que el príncipe de Gales será nombrado gobernador general (delegado de la corona británica) en Australia.

Sólo queda una pequeña formalidad que se resolverá en el próximo mes: bajo la ley de sucesión británica de 1772, se tiene que reunir el Consejo del Sello Privado (Privy Seal) para que la reina de Inglaterra apruebe formalmente el matrimonio. Ayer, la primera ministra británica, Margaret Thatcher, el Gobierno y el Parlamento felicitaron a la reina y a su heredero. ¿Quién duda, pues, que esta será la boda del año?

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de febrero de 1981.